Durante el acto estuvieron presentes además de la titular de este ministerio, María Isabel Morales; Su Eminencia Cardenal Miguel Obando Bravo; la directora de la Policía Nacional, Aminta Granera; el Jefe del Ejército, general Julio César Avilés; la Presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz Ramos; el Fiscal de la República, Julio Centeno Gómez; así como también familiares del fallecido comandante Tomás Borge Martínez.

Ministerio nació de la Revolución Sandinista

Daniel recordó que el Ministerio de Gobernación es un fruto de la Revolución Sandinista, tiempo en el cual se llamó Ministerio del Interior, siendo su fundador el Comandante Tomás Borge.

“Te tocó a vos Tomás agarrar las riendas y conducirlas, y conducir esta institución en momentos difíciles, en momentos donde había que avanzar con mucho tino, con mucha firmeza, y en eso Tomás realmente fuiste consecuente con el pensamiento de Sandino, con el pensamiento de Carlos, con la práctica, el pensamiento de nuestros héroes y nuestros mártires”, manifestó.

La seguridad es una política del Estado nicaragüense


Daniel manifestó que es una política de Estado todo lo que tiene que ver con la seguridad de los ciudadanos, de allí que todas las instituciones, tanto militares como civiles, estén inmersas en este trabajo.

“Esta es una batalla que no la gana una sola institución. Esta es una batalla que la ganamos todos y sobre todo el pueblo, en la medida que el pueblo se hace parte, se hace carne, se hace sangre de este esfuerzo, en esta lucha por la seguridad y el bienestar de las familias nicaragüenses, (por) la estabilidad de nuestro país”, indicó.

Daniel destacó el aporte de Cuba en materia de seguridad y estabilidad del país.

“Un aporte inmenso el que nos han venido brindando en estos años los hermanos cubanos, sin mucha propaganda, en silencio”, destacó.

“Aquí en lo que es nuestras actividades de cooperación, de intercambio, hay un componente de hermanos cubanos allí laborando día a día aportando con esa voluntad, con ese espíritu internacionalista, que cuba practica con la humanidad entera”, manifestó Daniel, quien recordó que Cuba coopera con Nicaragua en varios campos como la educación y la salud.

El líder nicaragüense demandó una vez más que cese el bloqueo al pueblo de Cuba y porque se pongan en libertad a los Cinco Héroes Cubanos víctimas del imperio.

Tenemos que seguir batallando con nuestro pueblo


Daniel reiteró la necesidad de que en Nicaragua se siga batallando junto al pueblo con todos los programas que son parte del compromiso para llevar estabilidad y seguridad a las familias nicaragüenses.

“Desde el programa Hambre Cero, el programa Usura Cero, hasta el equipamiento de todas las unidades de Policía en los 153 municipios de nuestro país, los programas de salud, los programas de educación, el Presupuesto de la República que recientemente ha presentado el compañero Iván (Acosta, Ministro de Hacienda) ante la Asamblea Nacional, son instrumentos de esta batalla en la que nos unimos todos y que hacen una política de estado que va determinando recursos para las diferentes instituciones con un fin superior que es el bienestar de todos los nicaragüenses, que es continuar avanzando en esta lucha para erradicar la extrema pobreza”, destacó.

Manifestó que de esta manera Nicaragua se irá instalando ante el mundo como un país que va sembrando justicia, libertad, soberanía y futuro para su pueblo.

Durante su discurso el comandante Daniel mencionó el tema de los privados de libertad en el país.

“Tenemos que seguir atacando el mal de raíz, y atacar el mal de raíz significa entre otras cosas, no solamente detener al que cometió un delito sino que sobre todo que estos delitos no se vuelvan a cometer, o se vayan reduciendo el número de delitos”, indicó.

Recalcó la importancia de mejorar las condiciones del Sistema Penitenciario y buscar la reinserción, sobre todo de aquellos privados de libertad que no están condenados por delitos gravísimos.

“Para privados de libertad de delitos gravísimos no cabe más que mejorar las condiciones de seguridad en las cárceles, para que no vayan a fugarse”, manifestó Daniel, quien destacó no obstante la importancia de que puedan ser visitados por sus familiares.

Aseguró que el Estado cuenta con programas de desarrollo que lo que buscan precisamente es evitar altos niveles delictivos.

Octubre, mes luchas y gestas heroicas


El mandatario nicaragüense recordó que octubre es un mes en el que se celebran muchas gestas y efemérides heroicas, entre esta la Revolución de Octubre en la Rusia Zarista encabezada por Lenin, siendo esta “la primera gran victoria revolucionaria de la humanidad”.

En octubre igualmente cayó hace 100 años el general Benjamín Zeledón. “Es cierto que fue derrotado militarmente pero el imperio fue derrotado política, moral e históricamente. Fue una gran victoria de la dignidad, de la soberanía de nuestro pueblo”, destacó.

Este mes también marca en Nicaragua insurrecciones que fueron “el canto de victoria anunciando que se acercaba la derrota de la tiranía impuesta por el imperio”, dijo Daniel, recordando la caída en combate del comandante Pedro Arauz Palacios.

Daniel recordó que recientemente también en octubre se ha producido la victoria electoral del Comandante Hugo Chávez en Venezuela, la que catalogó como “la más grande, importante y estratégica victoria de los pueblos del mundo”.

Señaló que con esa victoria el pueblo venezolano puso a prueba su lealtad y compromiso con la Revolución Bolivariana, que ha venido avanzando a pesar de los grandes obstáculos que se han interpuesto en estos años.

“Sigue avanzando la Revolución Bolivariana, y con ello sigue avanzando la esperanza, la alegría de los pueblos, y esto que indiscutiblemente es un baño también de alegría para el pueblo nicaragüense que sabe ser generoso, sabe reconocer la solidaridad, el amor de la Revolución Bolivariana”, destacó.

Octubre también es un mes para recordar el asesinato del líder del pueblo libio, Muamar Gadafi, quien el 20 de octubre del año pasado cayera víctima de la OTAN.

Daniel manifestó que Gadafi fue un luchador por la independencia y unidad de los pueblos de África y América Latina, pero sobre todo un leal acompañante de la lucha del pueblo nicaragüense.

“Al igual que Zeledón, estoy seguro que más temprano que tarde, y ya está saltando a la vista, que eso no fue ninguna victoria, sino que fue tras un éxito militar, una derrota moral, ética y política del imperio y de los imperios de la tierra”, indicó el mandatario.