El SINAPRED ha suspendido la alerta de tsunami que se originó a raíz de un terremoto de 7.2 grados ocurrido en el Pacífico de Nicaragua a las 12:43 del mediodía de este jueves.

“Se puede proceder a la desmovilización de los compañeros y las compañeras de las comunidades, obviamente vamos a seguir atentos, vigilantes a través tanto del Ineter como de nuestro tendido territorial, porque en estos casos siempre, independientemente y que incluso el Centro Internacional de Tsunamis ha descartado que pueda ocurrir otra circunstancia, nosotros tenemos que estar vigilantes”, manifestó el Dr. Guillermo González, co-director del SINAPRED.

González llamó a la población nicaragüense a tomar conciencia y responsabilidad de lo que se tiene que hacer ante la ocurrencia de fenómenos naturales como éste, mantener vigilancia y actuar de manera efectiva de cara siempre a salvaguardar la vida.

El funcionario de SINAPRED destacó la constante comunicación como uno de los principales elementos que han permitido garantizar buenos resultados en la práctica de una situación de emergencia como la vivida la tarde de este jueves luego de la ocurrencia del sismo, porque se logró que los pobladores de las 86 comunidades estuvieran expuestos a la información necesaria para movilizarse a la zona de seguridad.

“Hasta el momento la información que tenemos es que todas las comunidades que están expuestas a tsunami se movilizaron, fueron a las áreas de seguridad en orden, a través de las instituciones del sistema se hizo el monitoreo de si hubo algún impacto físico en instalaciones como el Ministerio de Salud o el puente o alguna infraestructura y hasta el momento no tenemos ningún reporte que haya ocurrido alguna situación especial”, apuntó González.

El Asesor Científico de Ineter, Dr. Wilfried Strauch, informó que de acuerdo a las observaciones de campo y la medición de estaciones mareográficas de Centroamérica no se tiene registros de lo ocurrencia de olas de tsunami considerables.

“Puede que hubo olas de pocos centímetros de altura, según algunas informaciones de las estaciones mareográficas de El Salvador, fue de pocos centímetros, pero no ocurrió una ola que digamos destructiva, eso algo muy bueno”, explicó Strauch al mismo tiempo que subrayó el buen funcionamiento del Sistema de Alerta y el sistema sismológico, así como el procesamiento de la información que permitió generarla y enviarla tempranamente.