En un trabajo coordinado del Gobierno local en conjuntos con instituciones del Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED), las autoridades del municipio de León se dispusieron esta tarde a realizar la evacuación de las zonas costeras de los balnearios Poneloya, Las Peñitas y Salinas Grandes, a fin de garantizar el buen resguardo de las familias marino-costeras ante la posible ocurrencia de un tsunami.

Tras la declaratoria de alerta de tsunami emitida por el Gobierno Sandinista, luego de la ocurrencia de un sismo de 7.0 de magnitud y con epicentro a 167 kilómetros al sur de Jiquilillo, los comités de esta localidad del occidente del país pusieron en práctica lo aprendido en los distintos ejercicios d protección y salvaguarda desarrollando acciones que permitan garantizar la seguridad de las familias pobladoras de esas zonas costeras.

“En el sector de Las Peñitas vamos nosotros (a evacuar a la gente) a la Escuela Andrés Castro, a lo que se llama del sector del Canal que es una parte alta y nos da la garantía para que la población pueda resguardarse ante el impacto del tsunami que se ha anunciado, igualmente en Poneloya (los vamos a llevar) cerca de lo se llama Puerto Mantica donde tenemos el otro sitio de seguridad, una parte bastante alta, entonces en esos dos sitios estamos concentrando a la población”, explicó el Alcalde de León, Róger Gurdián Vigil.

El edil detalló que han realizado coordinaciones con la Policía Nacional para el cierre de los bares y restaurantes ubicados en las playas de León, asimismo se giraron instrucciones a través de radios locales, se sonaron las sirenas de alerta de tsunami y se pusieron en marcha todos los dispositivos de seguridad para el resguardo de las familias.

“Estamos extremando las medidas de alerta y estamos tomando las precauciones del caso (porque) lo primero es el resguardo de las vidas, dirigirse hacia los lugares más altos, y seguimos las orientaciones del Comandante Daniel y la Compañera Rosario en un solo plan donde el objetivo es movilizarnos hacia los sitios altos, dejar las zonas costeras, trasladarnos a lugares seguros que nos van a permitir estar más seguros”, señaló Gurdián.