Un terremoto de 7.2 grados de magnitud frente al Pacífico nicaragüense generó una alerta informativa de Tsunami.

El evento telúrico ocurrió, de acuerdo a INETER, a las 12:43 pm de este jueves, a una profundidad de 15 kilómetros.

La Compañera Rosario Murillo Zambrana, en comunicación con el pueblo a través de los Medios del Poder Ciudadano, señaló que se estableció la alerta informativa de Tsunami en la costa del pacífico nicaragüense.

La compañera Rosario afirmó que el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) estima la magnitud del sismo en 7 grados y estableció igualmente una alerta informativa de tsunami para Nicaragua y El Salvador.

El USGS estima que las primeras olas de este tsunami alcanzarían las costas a la 1:37 de la tarde.

De inmediato, Rosario alertó a todos los gobiernos locales del pacífico de Nicaragua para que realicen las acciones contempladas en los planes de preparación y evacuación.

Dijo que la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, Defensa Civil, todas las alcaldías de las zonas costeras del pacifico, comisiones del Sinapred, gabinetes de la familia, tienen que estar atendiendo ya esta emergencia.

Hasta el momento no se reportan réplicas del terremoto, indicó Rosario.

En una nueva comunicación, la Compañera Rosario informó que el USGS reportó que se esperan olas de entre 30 centímetros y un metro a la 1:35 en Corinto; 1:41 en Puerto Sandino; y 1:45 en San Juan del Sur.

“No se ve un movimiento anómalo que pueda representar una elevada alerta, sin embargo, nunca se sabe porque nosotros la experiencia que tenemos y el conocimiento que tenemos es que cuando hay un tsunami el mar primero se ve muy calmo, muy muy calmo, uno lo puede ver en videos, lo ha visto en documentales, primero se ve calmo, hasta se retira un poco y después se levantan las olas”, explicó.

Rosario esto último se vino a sumar a la alerta que está viviendo el país producto del huracán Otto, donde por ejemplo en Corn Island las olas superar los 5 metros de altura, de acuerdo a un reporte del alcalde de esa localidad. En ese municipio hubo preliminarmente 2 casas destruidas y 5 dañadas. Las autoridades tuvieron que proceder a trasladar más familias hacia albergues debido a la lluvia, los vientos, pero sobre todo por la entrada del mar.

Manifestó que el Centro Nacional de Huracanes había advertido sobre marejadas muy fuertes en toda la zona de impacto de Otto, por lo que el Gobierno de Nicaragua ya estaba en alerta.

Sin embargo, el terremoto y la posterior alerta de tsunami de este jueves, de acuerdo a la Compañera, fue algo impredecible. Por esta razón, es que dijo que hay que trabajar bajo una óptica de multiamenazas.

“Miren hoy en un solo día, estamos hablando de un huracán, estamos hablando de todas las consecuencias que trae el huracán: lluvias, inundaciones, deslaves, crecidas de ríos, afectaciones a la agricultura, afectaciones también a la ganadería, afectaciones también a la salud, que habrá que ver, por eso estamos ahí en todos los puntos desplegados, con brigadas médicas para atender la salud, que no vayan a presentarse epidemias; y luego viene un terremoto cuando nadie lo estaba esperando”, aseguró.

Rosario enfatizó en que hay que aprender a enfrentar estos desafíos de un mundo multiamenazas.

“Somos un pueblo valeroso, un pueblo de mucha experiencia en el enfrentamiento a todos los retos, de mucha fortaleza espiritual y eso es lo que nos defiende, lo que nos distingue en primer lugar y lo que nos defiende a nosotros, la raza nicaragüense que sabe de luchas, de valor y de honor”, refirió.

Ante esta realidad, reiteró que el Gobierno está en todos los frentes atendiendo, vigilante y cuidando todos los detalles como lo ha orientado el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, con la declaratoria de emergencia nacional.

Subrayó que ahora vienen la lluvia, los deslaves, los deslizamientos y las crecidas de ríos, por lo que hay que estar atentos a las recomendaciones de las instituciones del Estado, tanto del nivel nacional como del nivel local. Posterior a eso corresponderá ver, medir y procesar los daños para empezar a restablecer la armonía en las vidas de los nicaragüenses.