Daniel aseguró que las elecciones son un instrumento para que la división y la polarización política no lleven a la confrontación física ni armada.

“No es lo mejor que estemos divididos los nicaragüenses. Unos vestidos de rojo y negro, otros vestidos de rojo, otros vestidos de verde. Eso no es bueno. Somos nicaragüenses todos”, señaló.

“Tenemos que ir a procesos electorales y cuántos más procesos electorales (hayan), mejor para toda Nicaragua”, dijo recordando que en las elecciones el pueblo tendrá “la oportunidad de decidir con su voto” qué fuerzas políticas van a administrar “los 153 municipios de nuestro país”.

Señaló que en este esfuerzo participa no solo el Poder Electoral sino también las demás instituciones del gobierno.

Voto garantiza estabilidad y seguridad

Daniel destacó que apenas el año pasado en Nicaragua se desarrollaron elecciones presidenciales y para diputados, y que además de las elecciones municipales de este noviembre próximo, también en el 2013 se celebrarán elecciones regionales, teniendo todo esto una gran importancia para la estabilidad democrática en el país.

“Para un país como Nicaragua ese es un costo muy grande desde el punto de vista material, desde el punto de vista de los recursos, pero es bien poquito ese gasto, esa inversión, si la entendemos, si la traducimos como una inversión para la paz, para la estabilidad, para que nunca jamás vuelva la guerra a nuestra patria”, sostuvo.

El líder sandinista llamó, en este sentido, a que estos comicios electorales municipales se puedan desarrollar sin confrontación física.

Manifestó que lógicamente en todo proceso electoral hay confrontaciones verbales, las cuales no deben pasar a otros niveles, mucho menos al nivel de asesinatos de familias o de miembros de la Policía. Esto, señaló, solo puede causar alegría “en aquellos que quieren ver de nuevo a Nicaragua ensangrentada, tratando de reeditar etapas que ya fueron agotadas en nuestra historia”.

“Ya la etapa de la Revolución (y) Contrarrevolución, son etapas agotadas en nuestra historia, y ya la etapa que queda es la etapa de la paz, la estabilidad y deliberar estos temas a través de los votos y no a través de la violencia”, indicó.

Daniel reconoció que las elecciones municipales no tienen la fuerza que tienen las elecciones nacionales, “pero tenemos nosotros el desafío de buscar cómo acercarnos a lo que son las movilizaciones, la participación que se produce en las elecciones nacionales”.

“Votar en estas elecciones municipales no es simplemente elegir autoridades municipales, alcalde, vicealcalde, concejales, concejalas, sino que es sobre todo y ante todo, votar por la estabilidad, votar por la seguridad  del país, votar por la paz entre las familias nicaragüenses y que nunca jamás se siga derramando o se derrame en nuestra patria sangre de hermanos nicaragüenses”, reiteró el mandatario.