El gobierno de Japón consideró que el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) "no tiene sentido sin Estados Unidos", después de que el presidente electo de la primera economía mundial, Donald Trump, anunciara que retirará a su país de esa alianza comercial.

"El TPP no tiene sentido sin Estados Unidos. El equilibrio fundamental de ventajas (comerciales) se vendría abajo, y renegociarlo de la misma manera resulta imposible", dijo en rueda de prensa el ministro portavoz del Ejecutivo japonés, Yoshihide Suga, en palabras recogidas por la agencia Kyodo.

El comentario de Suga llega después de que Donald Trump emitiera el lunes un comunicado en vídeo anunciando medidas para los primeros 100 días de su futuro mandato, entre ellas "una notificación de intenciones" para retirar a Estados Unidos del pacto comercial multilateral.

El TPP apuesta por eliminar la mayoría de aranceles entre la docena de países de la cuenca del Pacífico -entre los que se cuentan, además de Japón y Estados Unidos, México, Chile o Perú- que acordaron adherirse a este tratado el pasado febrero.

Cada Estado debe ratificar independientemente el TPP para que pueda entrar en vigor, aunque el anuncio de Trump, que ya había prometido en campaña que sacaría a su país del acuerdo, hace difícil que éste se convierta en realidad.

Las palabras del ministro portavoz nipón reafirman hoy lo dicho anteriormente por el gobierno japonés ante la posibilidad, propuesta en su momento por México, de seguir adelante con el tratado sin la presencia estadounidense.

Japón se convirtió el pasado 10 de noviembre en el primer país firmante en dar su visto bueno al tratado después de que la Cámara Baja lo ratificara.

El gobierno del primer ministro Shinzo Abe ha depositado grandes esperanzas en este pacto, al que considera un importante acicate para aprobar reformas estructurales pendientes dentro de su programa de reforma económica bautizado como "Abenomics".

Brunei, Canadá, Chile, Perú, Malasia, México, Nueva Zelanda, Singapur y Vietnam firmaron el TPP en Auckland el pasado febrero, cuando se abrió un proceso de dos años para que cada miembro lo ratificase individualmente.

Australia defiende el Tratado

El Gobierno de Australia reiteró su compromiso con el Acuerdo Transpacífico pese al anuncio de Donald Trump.

El primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, señaló que el TTP es un "importante compromiso estratégico" para los otros once países que lo suscribieron y defendió sus beneficios para Australia.

"Desde el punto de vista de Australia, está claro que obtener un mayor acceso para las exportaciones australianas (...) a esos grandes mercados es manifiestamente de nuestro interés", dijo Turnbull a la agencia local AAP.

El ministro de Comercio, Steve Ciobo, añadió que para Australia el TPP "es un buen acuerdo" y aseguró que aún hay posibilidades de que Estados Unidos ratifique el pacto multilateral.

Ciobo aseguró que Australia proseguirá con el proceso para ratificar el acuerdo y subrayó que "solamente hay que dar a los estadounidenses tiempo suficiente para sopesar los pro y contras".

El futuro, en entredicho

Si Donald Trump cumple su promesa, el futuro del acuerdo parece complicado para los once países restantes.

"El TPP sin Estados Unidos no tendría sentido", dijo el lunes el primer ministro japonés Shinzo Abe. "Es imposible renegociar el TPP y, en todo caso, eso desestabilizaría el equilibro fundamental de los intereses" de los firmantes, aseguró.

Cabe la posibilidad de que los firmantes retomen el texto para intentar limar las reticencias de Trump o que simplemente lo dejen en suspenso hasta que abandone la Casa Blanca.

Otra opción es abandonarlo completamente y volcarse hacia la Asociación Económica Regional Integral (RCEP), un proyecto parecido al TPP pero impulsado por China.

Este tratado incluye a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Malasia, Indonesia, Brunéi, Vietnam, Camboya, Laos, Birmania, Singapur, Tailandia y Filipinas) así como a China, Japón, Australia, India, Corea del Sur y Nueva Zelanda.

Igual que el TPP, el RECP tiene el objetivo de suprimir barreras aduaneras y no aduaneras pero es menos ambicioso en materia de desregulación.

El tratado protege protege así a algunos productos del levantamiento de barreras aduaneras y también autoriza a los países menos desarrollados a tener más tiempo para aplicar las reglas del acuerdo.

Tras el anuncio de Trump, un portavoz del ministerio de Exteriores chino dijo el martes que espera ahora "resultados" en las negociaciones en curso sobre el RECP.