Un fuerte sismo sacudió el martes la costa de la Isla Norte de Nueva Zelanda, pero no hay reportes inmediatos de daños o lesionados.

El temblor de magnitud 6.3, según reportan medios internacionales tuvo su epicentro a 75 kilómetros al noreste de Castlepoint y a 204 al noreste de Wellington.

El Servicio Geológico de Estados Unidos, sin embargo, ubicó en 5.6 la magnitud del seísmo.

Se registró a una profundidad de 10 kilómetros (6 millas).

El Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico no emitió alerta de tsunami.

La capital fue una de las zonas afectadas por el terremoto de la medianoche del 13 de noviembre en la región central del país, que causó dos muertos, una veintena de heridos y más de 80,000 corrimientos de tierra que aislaron varias localidades en la Isla Sur.

Nueva Zelanda se sitúa sobre el Cinturón de Fuego del Pacífico, una serie de fallas sísmicas en la cuenca del Océano Pacífico donde se registran unos 14,000 seísmos al año, de los que entre 100 y 150 tienen la suficiente potencia como para ser percibidos. Un sismo en Christchurch mató a 185 personas hace cinco años.