Pobladores de comunidades cercanas al Volcán Masaya entre ellas La Francia, Palo de Leche y Los Encuentros en el municipio de Ticuantepe, que se han visto afectadas por la caída del material emanado por el coloso, conocido como Cabello de Pelé, fueron visitados por expertos del Instituto Nicaragüense de Estudio Territoriales (INETER), quienes brindaron algunas recomendaciones a los habitantes de dichos sitios.

En los techos de las viviendas se logra apreciar el material volcánico cuya presencia aumentó durante el fin de semana, producto de la dirección de los vientos dirigidos hacia el oeste, sin embargo, las familias han venido poniendo en práctica las medidas de seguridad necesarias para evitar incidentes mayores, tomando en cuenta que las partículas pueden ocasionar pequeñas lesiones.

“Desde hace dos meses se ha venido presentando este tipo de materiales en nuestras casas, con mucho cuidado las limpiamos porque si se nos incrustan en la piel causan dolor. En el caso de los recipientes con agua que tenemos en los patios las hemos cubierto para evitar accidentes, de igual manera cubrimos la comida para evitar que una partícula caiga en los alimentos” dijo María Gutiérrez.

Poco a poco la población del sector ha venido garantizando su propia seguridad evitando la exposición a este componente emanado por el Volcán Masaya, quien en los últimos meses ha reportado una constante actividad en su lago de lava.

“El volcán siempre está tirando esos pelitos y la mayor afectación que hemos vivido es cuando la ropa queda en el tendedero y se llena de ese material, ocasionándonos comezón, por ello estamos evitando que la ropa esté fuera, además limpiamos con frecuencia el techo de la casa que es donde más se aloja el pelito, así mismo mantenemos tapada el agua para evitar enfermedades” refirió Luis Álvarez.

A pesar que las comunidades cercanas al volcán son meramente agrícolas, los cultivos no se han visto afectados ante la situación, sin embargo, los especialistas recomiendan a las familias no exponerse al ambiente y cuidar de su salud.

“Siempre interesados en la salud y el bienestar de las familias hemos venido a visitar a las familias que están siendo afectados por el cabello de pelé, si bien es cierto no es un material tóxico pero que al tener contacto con la piel este se aloja y ocasional dolor, por ello hemos venido a brindarles algunas recomendaciones a la familia para que puedan proteger su salud” expresó Armando Saballos, Asesor Científico en Vulcanología, Ineter.

“Esta sustancia no afecta la producción de la zona, sin embargo, se debe tener cuidado, por nuestra parte estamos haciendo un mapeo de las comunidades que están siendo afectadas para tomar algunas medidas necesarias” finalizó.