El historiador, periodista y escritor nicaragüense, Roberto Sánchez Ramírez, falleció la noche de este sábado 19 de noviembre en un hospital capitalino tras padecer una enfermedad.

Roberto Sánchez Ramírez fue un precursor del rescate de la memoria histórica de Managua, rescate de las tradiciones, cultura nicaragüense a través de sus escritos literarios y periodísticos.

La vela de Sánchez Ramírez se realizará a partir de mañana a las 10 de la mañana en Funeraria Sierras de Paz y su entierro será el día lunes.

Su hija, Ethelvina Sánchez Ortega, confirmó en redes sociales el fallecimiento de Sánchez y compartió un mensaje para quienes estuvieron pendientes de su salud.

En una entrevista con un medio de comunicación, Sánchez agradeció al Comandante-Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, por todo el apoyo brindado para combatir su enfermedad.

“Yo quiero agradecer el apoyo que he recibido de Daniel Ortega y de Rosario Murillo. Han sido dos amigos, no creo que haya mediado nada político, sino algo personal. La estadía mía en Cuba fue muy costosa y ellos asumieron plenamente. Todos esos elementos fortalecen mi estado de ánimo”, expresó el historiador en esa oportunidad.

Roberto Sánchez Ramírez nace un 22 de mayo de 1940 en Masatepe. En 1955 participa en el Movimiento patriótico-Cultural del Instituto Miguel Ramírez Goyena, promovido por en ese entonces el bibliotecario Carlos Fonseca Amador, fundador del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y Comandante en Jefe de la Revolución.

Sus primeras publicaciones las dio a conocer en el suplemento La Prensa Literaria. Ya para 1960 la revista Ventana número 4 de la Unan-León publicó “Bosquejo de un héroe” reproducido en la obra “Sandino en la Poesía” de Jorge Eduardo Arellano.

En 1969 llevó hasta las tablas la obra de teatro protesta ¡Qué honorable familia!. Años antes incursiona en la docencia en Managua, Masatepe, Diriamba y Santa Teresa.

1979, un año decisivo en la historia de Nicaragua con el triunfo de la Revolución, Sánchez participó en la fundación del diario Barricada. También fue uno de los primeros miembros del Ejército Popular Sandinista (EPS).

En el 2002, desde la Alcaldía de Managua, trabajó arduamente en el rescate del patrimonio cultural e histórico Nacional.

Orden de Independencia Cultural Rubén Darío

El Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo le entregó la Orden de Independencia Cultural Rubén Darío, en la conmemoración del XXX Aniversario de la Insurrección de Monimbó, reconociendo de esta manera el haber estado al lado del pueblo en cada momento de su historia con sus obras.

En el año 2008 fue declarado Hijo Dilecto Managua, una distinción que le otorgó el Concejo de Managua.

A sus 76 años Sánchez dejó un gran legado impreso que va de “El cementerio San Pedro o la resurrección del recuerdo”; “El recuerdo de Managua en la memoria de un poblano” en el 2002; “Managua en la memoria”, edición corregida de la antes mencionada; “Breve historia de la navegación en el lago Xolotlán”, asimismo, sus obras narraciones y crónicas ayudaron a recopilar hechos históricos de la Vieja Managua, de las fiestas de los patronos de Managua, primero Santiago Apóstol y Santo Domingo de Guzmán.

Como periodista colaboró en los diarios La Prensa y Barricada y Extravisión.

En sus virtudes con la pluma escribió sobre la detención y muerte del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino.

Aportó a la creación del libro en homenaje a Constantino López Guerra, más conocido como Tino López Guerra, compositor nicaragüense de música vernácula, considerado el "Rey del Corrido Nicaragüense".

Como académico, don Roberto Sánchez fue miembro de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, además de la Academia de Historia de Guatemala.

Se destacó como parte del Centro Nicaragüense de Escritores y del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica; Sirvió como asesor de la Presidencia de la Asamblea Nacional para Asuntos Históricos y Culturales.

Quitasueño

Colocó la bandera azul y blanco en Quitasueños

Hace 44 años, Roberto Sánchez, puso su nombre en la historia de Nicaragua al colocar la bandera azul y blanco en los cayos Roncador y Quitasueño. Durante varios meses Nicaragua y Colombia estaban en una disputa limítrofe.

El periodista e historiador Roberto Sánchez quería informar desde otra perspectiva, por eso agarró una bandera de Nicaragua y la guardó en un bollo de pan durante el largo viaje hasta zonas caribeñas.

Se llenó de valor y colocó la bandera azul y blanco cerca del faro.
Partieron para ese destino desconocido un 18 de octubre al anochecer, tras dos días de viaje pudieron ver el faro que habían construido los norteamericanos durante la Segunda Guerra Mundial, regalándosela posteriormente a Colombia.

De no haber hecho esta acción, a como lo dijo en anteriores ocasiones “No habría tenido nada que contar”.