La ex candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, confesóque ha pasado una semana muy difícil tras su derrota ante Donald Trump, pero pidió a los estadounidenses nunca rendirse, creer en el país y luchar por sus valores.

Al participar en una ceremonia de la organización no gubernamental Children's Defense Fund el miércoles por la noche, Clinton pronunció un discurso de 20 minutos en el que se mostró cauta y reflexiva. Dijo que no fue fácil para ella asistir, pues por momentos no ha querido salir de su casa.

"Admito que venir aquí esta noche no fue lo más sencillo para mí", señaló la ex primera dama estadounidense, al relatar que la semana pasada "hubo varios momentos en que solo quería descansar con un buen libro y mis perros, y no salir de casa nunca más".

Dijo saber que a muchos estadounidenses les decepcionó el resultado de los comicios. "Yo también lo estoy, mucho más de lo pueda expresar", agregó la también ex secretaria de Estado, quien obtuvo más votos populares que Trump, pero no la mayoría de los votos electorales.

Luego añadió: “Hay mucho trabajo qué hacer”.

“Mientras los niños del país vivan en pobreza y con miedo, mientras cualquier niño en el mundo enfrente estos retos, hay trabajo qué hacer”, dijo en el evento de la organización, el cual estaba contemplado en su agenda desde antes de las elecciones presidenciales.

Se trató de la primera aparición en público de Clinton desde que aceptó su derrota la semana pasada.