El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Centroamérica y Corea del Sur, representa para Nicaragua alcanzar un importante mercado para sus productos y que a la vez, permitará dar un salto en los esfuerzos por transformar la producción nacional.

Para el analista Cairo Amador, el participar del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica y Corea, es parte de las políticas de de la diversificación de mercado a la que apunta Nicaragua.

“Es un mercado muy peculiar, es un mercado de rápido crecimiento que además nos está abriendo sus puertas a toda una serie de productos nicaragüenses y de donde además traemos cantidad de cosas”, señaló.

Al respecto, afirmó que los conglomerados industriales coreanos cuentan con una capacidad de exportación enorme. Prueba de eso, es la presencia de transnacionales como Kia, Hyndai, LG, Samsung, entre otros, que también demandan productos latinoamericanos.

Amador consideró que las relaciones diplomáticas existentes con Corea cuentan con varios años de existencia y este es un nuevo escalón los lazos de amistad y comercio que se vienen consolidando con este gigante asiático.

En ese sentido, Luis Humberto Guzmán, precisó que este nuevo mercado permite colocar más productos en destinos nuevos.

“Como es el destino del mercado coreano que es un destino muy rico por la capacidad de compra que tiene la población de Corea, los empresarios coreanos y también es una oportunidad para el incremento del comercio del producto coreano en Nicaragua que ahora se manifiesta principalmente el sector automotriz”, dijo.

A criterio de Guzmán, también significa una importante oportunidad para incorporar mayor valor a los productos nicaragüenses. “En la medida que usted tiene nuevos compradores que son más exigentes entonces usted está obligado a mejorar la calidad de su producto, agregarle valor a su producto, entonces esta es una oportunidad para Nicaragua”, confirmó.