El representante de Nicaragua ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Alvarado, brindó un mensaje en la Sesión Ordinaria del Consejo Permanente del organismo, convocada para discutir declaración de apoyo al dialogo en Venezuela, alegando que no es competencia de la OEA convocar a una sesión para discutir asuntos internos de Venezuela.

El Embajador Alvarado reiteró el respaldo de Nicaragua al proceso de diálogo que se desarrolla en la República Bolivariana de Venezuela con el acompañamiento de una delegación de la Santa Sede y los expresidentes Leonel Fernández, Martín Torrijos y José Luis Rodríguez Zapatero.

“Nicaragua quiere recordar la naturaleza y propósito que consagra esta organización en la que se prescribe en su carta constitutiva que la Organización de los Estados Americanos no tiene más facultades que aquellas que expresamente le confiere la presente Carta, ninguna de cuyas disposiciones la autorizan a intervenir en asuntos de la jurisdicción interna de los estados miembros”, declaró el diplomático nicaragüense.

Alvarado instó a los miembros del plenario que no se puede caer en estas prácticas injerencistas ni sentar precedente en esta organización sobre este tipo de actuaciones.

“No nos pronunciamos sobre el fondo de proyecto de declaración, sin embargo, el Gobierno de Nicaragua recuerda a las distinguidas delegaciones que el diálogo está en Caracas y lo que cabe es respetar este proceso de diálogo respetando la soberanía nacional de Venezuela y la gestión de los acompañantes”, apuntó.

Nicaragua se abstiene

Al finalizar la sesión, el Embajador Alvarado ratificó la abstención de Nicaragua en el acompañamiento de la declaración aprobada por dicho organismo, en la cual se abstuvieron otras diez delegaciones.

“Solo para que quede en acta lo expuesto por Nicaragua, en el sentido que no se puede tomar decisión sobre un tema en el que el Estado concernido no está presente en la sala, luego no se escucharon los planteamientos de varias delegaciones en el sentido de que se siguiera considerando este tema hasta lograr el consenso total”, expresó.

Entre tanto, Venezuela decidió retirarse de la sesión.

“No podemos acompañar, aunque suene una contradicción, un proyecto de declaración donde se han violado dos principios sagrados para nosotros, ni puede Venezuela consentir que se opine sobre Venezuela”, dijo Carmen Velásquez, representante alterna de Caracas ante la OEA.

En solidaridad, Bolivia denunció un Consejo Permanente “ilegal e ilegítimo” y también abandonó el salón de la OEA, con sede en Washington.

Al final, la declaración fue aprobada, con el retiro de Venezuela y Bolivia, y la abstención de al menos 10 países, entre ellos Nicaragua, que pidieron se hiciera constar en acta su posición.