La lucha contra las epidemias es una prioridad para el Gobierno Sandinista, de tal forma que diariamente brigadistas del Ministerio de Salud (Minsa) se desplazan por diferentes barrios abatizando, fumigando y concientizando a la ciudadanía de que solo con su contribución es que se logrará frenar al mosquito transmisor de enfermedades como el dengue, el zika y el chikungunya.

Managua sigue siendo un buen ejemplo de esa labor. En la Colonia Rafaela Herrera se movilizó una brigada de fumigación, logrando intervenir 800 viviendas.

La ciudadanía se mostró satisfecha con esa labor, ya que contribuye a frenar las enormes nubes de zancudos que atacan sin discriminación alguna a niños, adultos y ancianos, tanto de día como de noche.

“Uno sabe que hay que apoyar. Es por nuestro propio bien. Aquí hay bastantes zancudos, y por eso uno debe mantener limpio, limpio adentro de la casa y en la calle”, dijo Rosa Rodríguez.

Esta pobladora manifestó, sin embargo, que esta debe ser una labor de todos, pues una casa que no se sume a la lucha se convierte en un potencial criadero de mosquitos.

De acuerdo Carlos Ortiz, jefe de brigada de lucha contra Enfermedades de Transmisión Vectorial (ETV) del Minsa, poco a poco la ciudadanía va tomando conciencia del problema, aunque hace hincapié en que en algunos lugares siguen presentándose problemas de casas renuentes. Eso ocurre, según afirma, en colonias y residenciales, donde muchas viviendas están cerradas al momento de que pasan los brigadistas.