El evento se realiza en conjunto con la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), la embajada de Finlandia y el Centro de Producción Más Limpia.

De acuerdo al Ministro de Energía, Emilio Rappaccioli, la política del gobierno del comandante Daniel se ha basado principalmente en la disminución de la dependencia que tiene el país a la generación a base de hidrocarburos, ello  con el desarrollo de distintos proyectos de energía renovable.

En este sentido, destacó que al terminar este año habrá un acumulado del 40% de producción energética con recursos renovables y un 60% con petróleo. Para el 2013 con la entrada en funcionamiento y la ampliación de más proyectos con San Jacinto Tizate, Blue Power, Eolo, entre otros, la idea es llegar al 50%.

No obstante, para el 2017 los avances serán aún más significativos si se toman en cuentan proyectos como Casita-San Cristóbal y Tumarín. Con ambos proyectos la producción renovable llegaría aproximadamente a un 80% del total.

El gobierno también ha avanzado, en cuanto a la cobertura. A partir del 2007 con el desarrollo de pequeñas hidroeléctricas y la instalación de paneles solares se ha llevado energía a unas 55 mil familias.

Rappaccioli, recordó desde el 2007 a la fecha la cobertura de energía eléctrica pasó de un 52% a un 72%, para un incremento del 20%. Para el 2017 la idea es llegar a un 85 o 90%.

Para el ministro, sin embargo, una de las líneas estratégica del gobierno es la eficiencia y el ahorro energético, ya que actualmente Nicaragua es uno de los países del área que consume más energía para producir 1 mil dólares de Producto Interno Bruto.

“Tenemos que saber producir estos mil dólares consumiendo menos energía”, refirió, recordando que hay toda una serie de normativas encaminadas a cambiar este escenario.

Humberto Reyes, Director de Recursos Energéticos Renovables y Eficiencia Energética del MEM, señaló en este sentido que existen efectivamente normas técnicas obligatorias que ya están publicadas en la Gaceta que tienen que ver con la introducción al país de equipos más eficientes en el uso de la energía.

“El problema que tenemos es que a pesar que estas normas son obligatorias nadie las cumple”, reconoció, insistiendo que en la necesidad de la persuasión para lograr más eficiencia energética.