Con el objetivo de fortalecer las capacidades de respuesta ante situaciones de emergencias o multiamenazas, el Ministerio de Educación (Mined), realizó este martes el décimo Ejercicio de Protección y Salvaguarda de la Vida, en todos los centros educativos del país.

Desde el Colegio Público General José de San Martín, estudiantes, docentes y personal administrativo protagonizaron este último ejercicio de protección del año, logrando desarrollarlo en tan solo 1 minuto y 20 segundos, un tiempo verdaderamente récord y que refleja el nivel de preparación de este centro de estudios.

El Mined estima que a nivel nacional participen, en este ejercicio, 1 millón 200 mil estudiantes y docentes de los turnos matutino y nocturno, poniendo en práctica sus conocimientos en términos de evacuación, primeros auxilios, prevención de incendios y apoyo psicosocial desde las brigadas escolares.

El compañero Leonardo Narváez, Delegado del Distrito II del Mined, destacó que lo importante es que los estudiantes y docentes, con estos ejercicios de protección, están poniendo en práctica constante los Planes Escolares de Seguridad.

“Solo en este colegio tenemos 422 estudiantes de la modalidad Educación Primaria, en el cual podemos observar que están organizadas todas las brigadas: Brigada Psicosocial, Brigada de Evacuación, Brigada Contraincendio y Brigada de Primeros Auxilios”, sostuvo.

Manifestó que con el aprendizaje constante de estos ejercicios, es que todos y todas se preparan ante cualquier desastre o emergencias, con lo cual pueden muy bien prevenir tragedias.

El estudiante José Malespín, del Colegio Público General José de San Martín, destacó las medidas preventivas, aprendidas durante charlas y capacitaciones brindadas por el Sinapred.

“Ya conocemos lo que tenemos que hacer previo a un sismo, o bien durante la ocurrencia del mismo; y ahora estamos poniendo en práctica las medidas que tenemos que cumplir después del sismo”, manifestó.

En este sentido, expresó que este tipo de ejercicios, pone a los estudiantes y maestros al tanto de dónde están trazadas las rutas de evacuación y zonas de seguridad en el centro de estudios.

La docente, Ericka Zomora, manifestó que estos ejercicios ayudan mucho a los niños y niñas, a perder ese temor a los desastres naturales, a los sismos o terremotos.

“Con estas actividades dinámicas y juegos, ellos distraen su mente, no entran en pánico y pueden estar más tranquilos ante una emergencia”, dijo la docente, al mismo tiempo que valoró en positivo que se sigan desarrollando estos ejercicios de protección y salvaguarda a la vida.