El presidente electo de EE.UU., Donald Trump, reculó hoy en su propuesta para deportar a los 11 millones de indocumentados que viven en el país y aseguró que las expulsiones se dirigirán contra los inmigrantes con antecedentes penales y afectarán a entre dos y tres millones de personas.

Trump hizo estas declaraciones en una entrevista para el "programa 60 minutos" del canal CBS, programada para esta noche y cuyos fragmentos adelantó hoy la televisión.

"Lo que vamos a hacer es tomar a la gente que son criminales y que tienen antecedentes penales, pandilleros, traficantes de droga, probablemente dos millones, podrían ser incluso tres millones, y vamos a echarlos del país o vamos a encarcelarlos", indicó Trump en su primera aparición televisiva tras el triunfo electoral.

En el mismo extracto, Trump asegura que se controlará más a la hora de usar Twitter cuando asuma el próximo 20 de enero la Presidencia de Estados Unidos.

"Voy a estar muy controlado, si es que llego a utilizarlo, voy a estar muy controlado", promete Trump. La entrevista será retransmitida este domingo por la noche (hora local) pero ya se han adelantado algunos extractos de la misma.

El presidente electo, que tiene 14,8 millones de seguidores en Twitter, considera que una de las claves de su victoria está en el uso de esa red social. Twitter es "tremendo". "Es una forma moderna de comunicación. No hay nada de lo que debamos avergonzarnos", añade el multimillonario.

Trump cree que el uso de Twitter, Facebook e Instagram para comunicarse directamente con sus seguidores le ha ayudado a ganar unas elecciones en las que sus contrincantes gastaban más dinero que él. El presidente electo calcula que unos 28 millones de personas le siguen a través de estas tres redes sociales.

Durante la campaña electoral, Trump ha utilizado Twitter para arengar a sus seguidores, criticar e insultar a sus adversarios y meterse con la prensa. El diario The New York Times publicó en octubre una doble página con una recopilación de todos los insultos de Trump en Twitter.

"Tengo el método de defenderme", señala Trump, quien durante la campaña electoral ha tuiteado en varias ocasiones muy tarde por las noches o incluso de madrugada.

Trump fue muy criticado durante la campaña cuando se puso a enviar a las 3 de la mañana una serie de tuits metiéndose con la ex Miss Universo Alicia Machado, que hacía campaña por su adversaria, Hillary Clinton. Trump había llamado en el pasado a Machado "Miss Piggy" por haber engordado después de ser coronada reina de la belleza y "Miss Señora de la limpieza" por ser latina.

A raíz de su falta de control en Twitter, el presidente Barack Obama se burló de su capacidad para ser presidente de los Estados Unidos y comandante en jefe. "Si Trump no sabe manejar Twitter, imagínese los códigos nucleares", dijo el mandatario.