Se ha producido un terremoto de magnitud 7,8 en una isla Sur de Nueva Zelanda, informa el Servicio Geológico de EE.UU. (USGS, por las siglas en inglés).

El epicentro del sismo se situó a 53 kilómetros al nordeste de la localidad de Amberley y a unos 93 kilómetros de la ciudad de Christchurch, a una profundidad de 10 kilómetros.

Según los datos proporcionados por el Centro Sismológico Euro-Mediterráneo, el sismo ha tenido una magnitud de 7,9.

Tras el terremoto se ha registrado un tsunami de dos metros.

Después del terremoto se han producido ocho réplicas:

- Una réplica de magnitud 5,8 se ha registrado a 2 kilómetros al noroeste de la localidad de Kaikoura, a unaprofundidad de 10,4 kilómetros.
- Una réplica de magnitud 6,2 se ha registrado a 28 kilómetros al noroeste de la localidad de Kaikoura, a una profundidad de 10 kilómetros.
- Otras dos réplicas de magnitud 5,7 y 5,8 se han producido a 32 kilómetros al sureste de la localidad de Blenheim, y a 17 kilómetros al norte de Kaikoura respectivamente, a una profundidad de 10 kilómetros.
- Dos réplicas más de magnitud 5,0 y 4,9 se han producido a 46 kilómetros al sur suroeste de Brooklyn, y a 23 kilómetros al noroeste de Kaikoura respectivamente. La primera se ha situado a una profundidad de 13,7 kilómetros, mientras que la otra a una profundidad de 10,5 kilómetros.
- Una réplica, de una magnitud de 5,2, se ha registrado a 51 kilómetros al norte de Amberley, a una profundidad de 9,6 kilómetros.
- La octava réplica de magnitud 5,2 se ha producido a 26 kilómetros al oeste de Kaikoura, a una profundidad de 10 kilómetros.

Poco antes las autoridades neozelandesas declararon una alerta de tsunami.

Según un mensaje en la cuenta oficial de Twitter del Ministerio de la Defensa Civil y Tratamiento de Emergencias del país, "existe una posibilidad de tsunami", así que los ciudadanos que se encuentran en la costa oriental de la isla Sur "tienen que subir a terreno alto".

Reportan que viviendas de la localidad de Cheviot, en la región de Canterbury, en la isla Sur, han sido fuertemente afectadas por el sismo, informa el diario 'New Zealand Herald'.

Nueva Zelanda se encuentra en el Cinturón de Fuego del Pacífico, una zona con volcanes y fallas tectónicas de 40.000 kilómetros de longitud, en donde se produce el 90% de los terremotos en el planeta.

El 22 de febrero de 2011 la ciudad de Christchurch fue sacudida por un fuerte terremoto de magnitud 6,3 en la escala de Richter que dejó a 185 muertos.

El temblor causó un destrozo irreparable al centro histórico de la ciudad, lleno de antiguos edificios coloniales. En particular, cedió el campanario neogótico de la Catedral del Salvador, del siglo XIX, que históricamente dio el nombre a la localidad y se consideraba su edificio más emblemático.

Sobrevivir a un terremoto es posible si se encuentra un 'triángulo de la vida', según los especialistas, que denominan con este término el estrecho espacio que se forma al derrumbarse un edificio al lado de un mueble.