Hillary Clinton acusó al jefe del FBI, James Comey, por su derrota en la elección presidencial de Estados Unidos al considerar que le dio un duro golpe a su campaña tras anunciar la reapertura de la investigación sobre sus correos electrónicos.

Al explicar las razones de su derrota ante Donald Trump durante una conferencia telefónica con la comisión de finanzas de su campaña, la ex secretaria de Estado mencionó, entre otros factores, "las dudas infundadas sembradas por Jim Comey", que "frenaron nuestro impulso".

El director del FBI había anunciado poco antes de la elección del martes que sus servicios estaban examinando una nueva serie de correos electrónicos de un servidor privado utilizado por Clinton cuando era secretaria de Estado.

El 6 de noviembre, dos días antes de los comicios, Comey dijo que el análisis de los emails no había revelado nada significativo y que el FBI no iniciaría procedimiento alguno contra Clinton.

En agosto pasado, el FBI descubrió casi 15.000 documentos no revelados vinculados al escándalo de los correos electrónicos de Hillary. Los documentos fueron encontrados durante la investigación del FBI sobre el uso de Clinton de un servidor privado de correo electrónico mientras era secretaria de Estado (2009-2013).