Desde el Hospital Alemán Nicaragüense (HAN) el Ministerio de Salud y Operación Sonrisa realizaron evaluaciones pre quirúrgicas a pacientes de todo el país con fisura labial y paladar hendido.

Durante esta evaluación, estuvo presente la embajadora de Estados Unidos en Nicaragua, Laura F. Dogu, quien manifestó que este país del norte seguirá contribuyendo a mejorar la calidad de vida de miles de familias en el país a través de las brigadas médicas.

“Operación sonrisa es una ONG muy importante en Nicaragua, hay mucha gente de Nicaragua aquí y obviamente muchos médicos de Estados Unidos por eso estoy aquí el día de hoy para entender un poco más”.

“Tenemos lazos muy estrechos entre la gente de Estados Unidos y la gente de Nicaragua por eso los médicos están aquí, hay una necesidad muy grande y creo que podemos trabajar junto al Minsa para mejorar la situación para varias personas de Nicaragua”.

Recordó “Yo he visitado Operación Sonrisa una vez antes en Nicaragua y esto puede cambiar vidas con este tipo de tratamiento médico, los jóvenes no pueden comer y los bebé no pueden desarrollarse, entonces puede cambiar la vida de toda la familia, por eso es importante para toda la familia”.

“Vamos a seguir trabajando con Nicaragua, siempre vamos a tener una conexión muy fuerte y este apoyo para Operación Sonrisa es por parte de los médicos y la gente de Estados Unidos", subrayó la embajadora.

Una de las doctoras de la brigada extranjera en breves palabras dijo “Tenemos voluntarios de diez países, tenemos nuestro cuerpo de voluntarios nicaragüenses que trabajan todos los días. Hoy vamos a revisar más de 350 pacientes en evaluaciones”.

Estas cirugías darán inicio el lunes, realizando unas 135 operaciones en la semana que se llevarán a cabo en los quirófanos del Hospital Alemán Nicaragüense.

Una de las madres que llegó desde todos los rincones de Nicaragua es doña Yaira del Rosario Novoa.

“Nos han atendido bien, primeramente me van a pasar a hacer unos exámenes de la niña para ver cómo está de salud para ser operado. La brigada es bien cariñosa y me siento bien. Mi niña tiene labio leporino y paladar hendido y estar acá para mí significa mucho porque yo quiero que mi niña sea operada”, dijo entre lágrimas Yaira, habitante del Cuá.