El 6 de Noviembre, votaron de acuerdo con sus reflexiones, opiniones y pasiones patrias. No lo hicieron por un proyecto sobrio, puritano, pues se trata de un proyecto de hombres para hombres, de mujeres para mujeres. Y lo hicieron porque se acerca enormemente más, al proceso interminable de progreso; al que ha conseguido satisfacer más que otro impulso político local, e incluso más que todas las demás intensiones. Unidos los deseos, las quimeras, las esperanzas, los anhelos y expectativas de una Patria Luz, ¡movió! Aquella que advirtió Sandino con su voz de viento, su estilo guerrero y su rebeldía oriunda. Votar en la 2 fue el único modo de honrar a los héroes, heroínas y mártires, a aquellos que lo proveyeron todo por el pueblo. Por ello vuestro voto íntegro, en torrente, recayó en el FSLN conducido por Daniel Ortega y Rosario Murillo. La indiferencia por el voto era sólo sinónimo de atraso, petulancia o traición. Sólo dos alternativas claras quedaron frente a ustedes La Patria o El Imperio. No exageraron, ni accedieron que los tergiversen en manera alguna.

Se habla mucho ahora contra el aplastante triunfo de Ortega en Nicaragua. Se sabe poco acerca de que en Nicaragua la salud y educación son gratuitas. El Bono Productivo Alimentario es entregado a las mujeres. Las mujeres son capacitadas para producir alimentos para el autoconsumo, en asociarse para la producción, género y responsabilidad en mantener un fondo revolvente. (El programa no es asistencialista) Es coordinado por el Ministerio de Economía Familiar Comunitaria, Cooperativa y Asociativa (dixit, Hector Bejar).

Claro que hay mucho pan por rebanar, errores por corregir, no son, ni somos ciegos, ni ciegas. Admiramos al camarada Tomás Borge. Apreciamos al compañero Manuel Moncada. Abrazos cálidos a la compañera Marcela Pérez Silva. Parabienes al heroico pueblo de Nicaragua.