El informe final del Observatorio Universitario Electoral destaca el desarrollo de las elecciones en Nicaragua en un ambiente pacífico, libre y con alto espíritu cívico.

Al mismo tiempo resalta la alta participación de jóvenes y mujeres, así como el alto porcentaje de ciudadanos cedulados.

Además, certifica, entre otros aspectos, que las elecciones se desarrollaron en un marco de pluralidad, la profesionalidad y técnica de las autoridades electorales, el diseño de la boleta única que permitió agilidad al proceso, la secretividad del voto y la preferencia a los ciudadanos que la tienen de acuerdo a la ley, el buen estado del material electoral y su reguardo, así como la constitución oportuna de las juntas y las buenas condiciones físicas y de iluminación de las mismas.

En ese orden, califican los resultados electorales como legítimos y válidos, con una participación ciudadana que sobrepasa el promedio de participación en la región que se ubica en un 50% de participación.

Telémaco Talavera, presidente del CNU se refirió a la relevancia que cobra el desarrollo de los procesos electorales en el país conforme sus leyes internas y a su cultura.

Talavera sostuvo que se logró constatar la presencia de más de un fiscal en cada Junta Receptora de Votos y que desempeñaron trabajos sin problemas.

“Nosotros preguntamos a los partidos políticos, preguntamos a los fiscales: ¿Han tenido algún problema para hacer su trabajo? Nos respondieron: Ninguno. Y fue unánime. Ningún fiscal tuvo problemas para poder hacer su trabajo. Para estar presente”, sostuvo.

Luis Raudez, Secretario de Actuaciones del Consejo Supremo Electoral, afirmó que este aporte resulta importante por la calidad de acompañamiento de la comunidad universitaria en general.

“Toda una población involucrada con experiencia en elecciones, que ha desarrollado una tarea dirigida en reconocer y participar. Y finalmente a presentar un informe que como concurrió la población en un ambiente de paz, de tranquilidad y de aceptación plena”, dijo.

El informe presentado contiene además recomendaciones presentadas al Consejo Supremo Electoral para lograr un mejor desarrollo de procesos electorales en el futuro.