La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, apareció nueve horas después de que se hiciera oficial su derrota para lleva a cabo una felicitación pública a Donald Trump y asumir su fracaso.

“Debemos aceptar el resultado y mirar al futuro. Donald Trump será nuestro presidente”, dijo con voz pausada.

Además confirmó que anoche se puso en contacto con el nuevo presidente de Estados Unidos y le ofreció su colaboración para llegar a trabajar “juntos en nombre de nuestro país”.

A Trump “le debemos una mentalidad abierta y una oportunidad para ejercer su liderazgo”, dijo la candidata demócrata en un salón de un hotel en Nueva York.

Añadió que la democracia de Estados Unidos se basa en “la transición pacífica del poder”.

Ir en campaña fue “uno de los grandes honores” de su vida, dijo Clinton. Enfatizó que lo importante no es ella sino “el país que tanto amamos”.

Cuando subió al escenario estalló un largo aplauso.

En primera fila estaban sus asesores, con semblanza sombría. En las filas más atrás había seguidores abiertamente sollozando.

Confió en que Trump sea “un presidente de éxito”, aunque no pudo evitar lamentar el resultado de su candidatura: “Este no es el resultado que queríamos y siento no haber ganado estas elecciones por los valores y la visión que compartíamos sobre nuestro país”.

“Esta derrota duele pero nunca dejes de luchar por lo que vale la pena”, contó.