El candidato republicano Donald Trump fue sacado abruptamente del escenario por dos agentes del Servicio Secreto, mientras daba un discurso en uno de sus rallies en el centro de convenciones Reno-Sparck en Reno, Nevada,

Tras verse movimiento y gritos entre la audiencia, los guardaespaldas saltaron sobre el nominado y se lo llevaron del escenario.

Los partidarios del magnate que asistían al mitin, también se dispersaron rápidamente mientras un hombre que aparentemente tenía un arma de fuego, fue escoltado por las fuerzas de seguridad.

Al cabo de varios minutos Trump volvió al escenario sonriente y dijo: "Nadie dijo que iba a ser fácil para nosotros, pero nunca me detendré. A nosotros nunca nos detendrán. Quiero agradecer el servicio secreto. Estos chicos son fantásticos."

A continuación, regresó a su discurso de campaña regular.

Momentos después de que Trump se precipitó fuera del escenario, una unidad SWAT de agentes de policía se presentó en el frente de la multitud. Al menos un hombre fue detenido y llevado por los uniformados. Varios asistentes a la manifestación dijeron que vieron a un partidario de Trump levantar una señal, y luego una pelea sobrevino.

Medios afines al candidato como Breitbart, inmediatamente dijeron que se trataba de "un intento de asesinato" pero la policía no dio una información inmediata sobre qué tipo de arma o motivaciones tendría el individuo.