Su secretario general Nguyen Phu Trong resumió como las tres principales estrategias inmediatas combinadas en la renovación del modelo de crecimiento y la reestructuración económica, la garantía de estabilidad sociopolítica y la creación de bases sólidas para el desarrollo futuro.

Durante 15 días consecutivos de sesiones, se agotó una concentrada agenda, en una atmósfera democrática, franca y constructiva con alto sentido de responsabilidad y sabiduría, proclamó una nota final emitida.

Trong afirmó que a pesar de numerosos tropiezos, la situación socioeconómica del país experimentó ciertos cambios en los primeros nueve meses de 2012, pero todavía resiente considerables presión inflacionaria y macro inestabilidades a los que habrá que prestar sostenida atención.

Para hacerle frente insistió en salvaguardar el sistema financiero bancario y combatir la corrupción, y el despilfarro en la inversión y los gastos públicos, resolver las deudas malas, facilitar los negocios domésticos y atraer capital nacional y extranjero, priorizando la agricultura y el turismo.

Instó a continuar implementado con seriedad la resolución adoptada en ese sentido por el onceno Congreso partidista, en consonancia con lo que describió como el contexto de una economía de mercado de orientación socialista e integración internacional.

Con más detalles se refirió a la aplicación de un sistema administrativo más apropiado, sometido a transparentes auditorías y supervisión, así como poner fin a inversiones que no sean nucleares y a la participación estatal en asociaciones mixtas por debajo del 50 por ciento.

Respecto al debatido tema de la enmienda de la ley de tierra en el parlamento, puso el acento en resolver fenómenos negativos como especulaciones, desperdicios, corrupción y disputas legales para garantizar la armonía de intereses del Estado, usuarios e inversionistas en aras de la estabilidad sociopolítica.

El sexto Pleno también se adentró en el impulso a la ciencia y la tecnología, la reforma de la educación, la ejemplaridad y el ejercicio de la crítica y la autocrítica de la militancia partidaria, insertados en el acorralamiento a tendencias ideológicas negativas y el enfrentamiento a fuerzas hostiles a Vietnam.