El cura párroco de la Iglesia La Merced en el barrio Larreynaga, Padre Antonio Castro celebró una eucaristía en la que brindó un hermoso mensaje al pueblo nicaragüense, en este Día de los Santos Difuntos, haciendo un llamado a la unidad y a recordar a sus seres queridos con mucho amor.

“Yo lo considero como un Día de Fiesta Espiritual, porque para Dios no hay muertos, para Dios todos están vivos, lo que se muere, se acaba o se corrompe es el cuerpo, pero lo que vive siempre es; el ejemplo, la sonrisa, la alegría, los hechos, los pensamientos de las personas y vamos al cementerio para ahí conmemorar al ser presente, al ser vivo, a esa persona a quien amamos delante de sus restos”, manifestó Castro a la feligresía que asistía a la Santa Misa.

En su mensaje, pidió a las familias a fortalecer la Fe en Dios, porque a través de eso, también se recuerdo a sus deudos, que seguramente piden la unidad.

“Lo principal es que prevalezca la unidad en las familias, a pesar de las diferencias, todos debemos unirnos y creo que muchas familias se han unido después de estar enemistados, a partir de la partida de sus seres queridos”, mencionó.

También resaltó a la feligresía, la gran labor que han realizado los gobiernos locales en conjunto con el gobierno en la limpieza y remozamiento de los cementerios, algo que pudo apreciar.

“Ayer estuve en el cementerio general y hoy en el cementerio periférico, vi realmente muy limpio, muy lavado todo, muy ordenado, buena vigilancia y buena educación, así como el aporte de la policía, las alcaldías y otras instancias del gobierno”, citó.

“Aunque haya habido errores, dificultades, siempre prevalece el amor y a ellos, a nuestros deudos debemos recordarlos con amor”, manifestó el padre Castro.

La señora Mariluz González, estuvo muy atenta a las palabras del sacerdote Castro, indicando que respalda cada una de ellas, sobre todo cuando se debe recordar a esos seres que ya están en otro plano de vida, con mucho amor.

“Este es un día realmente de recordación de nuestros difuntos, y como se dice ahora han pasado a otro plano de vida, yo creo que efectivamente así es como lo que tenemos que ver, no es como que nos vamos, en efecto pasamos a otro plano de vida y por eso debemos recordarlo con mucho amor”, agregó Mariluz.

Mientras tanto doña María Auxiliadora Pérez, dice que como creyente sabe que sus seres queridos “están en el cielo”, pero que siempre debemos rendir oraciones e interceder a Dios, para que los acoja en su regazo.

“Esa es una manera de recordarlos siempre, de no olvidarlos, porque aunque ellos no estén a nuestro lado en este momento, están en nuestros corazones y qué mejor forma de recordarlos que con la eucaristía”, puntualizó Pérez.