Miles de familias nicaragüenses conmemoraron el Día de los Fieles Difuntos con una hermosa eucaristía en el cementerio Sierras de Paz, que se llenó del blanco pureza con miles de globos que fueron lanzados al cielo, en señal de alabanzas a Dios.

La misa realizada en los patios del citado campo santo, fue celebrada por el cura párroco de la Iglesia San Francisco de Paula, Félix Velázquez del municipio de San Francisco Libre, que felicitó al pueblo católico por el desborde que ha hecho en todos los cementerios del país.

“En San Francisco Libre nuestros campesinos también se han desbordado a los cementerios con mucha devoción en este día que la iglesia nos pide elevar una plegaria por nuestros seres queridos, la elevamos junto con nuestras flores y junto a las lágrimas de los recuerdos hermosos que tenemos de nuestros seres queridos”, dijo Velázquez.

Durante la homilía, expresó que cada santo difunto goza de la presencia de Dios, pues Jesucristo es la esperanza y el camino a seguir.

“En Él está la confianza que debe tener el creyente de creer que Jesucristo dio la vida por nosotros, derramó su sangre por amor para el perdón de nuestros pecados y que después de nuestra peregrinación en esta vida se abre un cielo nuevo y una nueva tierra a la misma humanidad”, exclamó.

Entre los miles que se encontraba honrado a sus seres queridos, era la señora Sonia Watler, que manifestó que cada 2 de noviembre llega al cementerio para expresar su amor, su cariño, así como el de toda su familia.

“Venimos a rezarle, a dar una plegaria por ellos para que Dios siempre los tenga en su presencia, siempre lo tenemos en nuestros corazón a mi madre y a mi hermano, espero que el Señor los tenga a su lado y los bendiga”, dijo Watler.