En horas de la tarde de este 2 de noviembre las familias que llegan a enflorar a sus deudos en el cementerio de Sabana Grande participaron en una misa que se ofreció por el eterno descanso de sus difuntos.

El servicio religioso estuvo a cargo del padre Mario Sánchez, párroco de la iglesia de San José en Sabana Grande.

El sacerdote dijo que este es un día lleno de fe porque cada uno de los cristianos creemos en un Cristo vivo.

"Cristo ha venido al mundo a morir, pero Él también resucitó de entre los muertos, y nuestra fe confesa eso. Como dice el apóstol Pablo, si Cristo no hubiera resucitado nuestra fue no fuera válida. Nuestra fe tiene sentido porque Cristo ha vencido a la muerte", dijo el padre Mario.

Señaló que en este día todos recordamos a nuestros deudos y se recomienda hacer oración y ayuno por el alma de todos los fieles difuntos.

"Este día es importante, hermanos, porque orar por ellos es orar por aquellos que están en el reino de los cielos, en el cual también un día nosotros vamos a estar en el reino de los cielos gozando de la presencia real de Cristo, porque cada uno de nosotros somos peregrinos en este mundo. Cada uno de nosotros estamos de pasada y un día vamos a estar eternamente gozando de la presencia de Cristo", aseguró.

Finalmente el sacerdote recordó que para que todos los que estamos en vida seamos salvos debemos seguir la ley de Dios.

"De esa manera nosotros también un día vamos a alcanzar por la misericordia de Dios, la vida eterna", aseguró.