Desde muy temprano, familias chinandeganas visitaron el Cementerio municipal para conmemorar el Día de los Fieles Difuntos y recordar a sus seres queridos que descansan en la paz de Cristo.

En las afueras del cementerio se encuentra la venta de las tradicionales flores como son las margaritas, crisantemos, agencianas, gladiola, disciplina, lirios, todas a precios variados, así mismo los pequeños comerciantes chinandeganos ofrecen los buñuelos de yuca, de viento y de piedra propios del occidente.

Por otra parte, autoridades municipales, llegaron y depositaron flores en el campo santo donde descansan los restos de los héroes y mártires que ofrendaron sus vida, por Nicaragua y donde se les recuerda con mucho cariño.

Asimismo, la Policía Nacional, Bomberos y Cruz Roja resguardan la seguridad de las familias que ingresan y circulan dentro y cerca del cementerio.

“Para mí es importante venir, enflorar a mis seres queridos, pero no sólo el dos de noviembre vengo sino todo el año, porque son seres que recuerdo con cariño”, dijo Ana Silvia Castellón.

El cementerio luce limpio gracias a las labores de remozamiento, limpieza que realizó la Alcaldía, días previos a esta fecha.