Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua, acompañó a las familias capitalinas en la celebración del Día de los Fieles Difuntos.

El Cardenal Brenes ofició una misa de acción de gracias en el cementerio periférico de Managua.

En la homilía, Su Eminencia dijo que este es un día de peregrinación motivada por el cariño y el amor a los seres queridos.

Recordó que la muerte es solo un momento en nuestras vidas, con la que inicia la peregrinación hacia el Padre.

"Debemos reconocer que Cristo ha muerto para que todos tengamos vida y tengamos vida en abundancia", aseguró.

Este día, más que una tradición, es un encuentro de cariño, afecto y recuerdo permanente de nosotros con nuestros seres queridos que ya han partido a la eternidad, indicó.

Brenes señaló que nuestros seres queridos están vivos cerca de nosotros en el recuerdo y en el corazón.

Finalmente, explicó que en algunas ocasiones el Santo Padre Francisco dijo que "el recuerdo de los difuntos, el cuidado de los sepulcros y los sufragios, son testimonios de confiada esperanza arraigada en la certeza de que la muerte no es la última palabra sobre la suerte humana, porque el hombre está destinado a una vida sin límites y cuya raíz y realización están en Dios".