Con el propósito de garantizar seguridad de las familias que van a rendir homenaje a sus fieles difuntos, el Gobierno Sandinista, a través de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (ENATREL) ha mejorado la iluminación en los diferentes cementerios del país, cambiando y/o instalando luminarias.

En el Cementerio General de Managua, ubicado en el populoso barrio Monseñor Lezcano, diferentes cuadrillas de ENATREL, desde la semana pasada y este martes, habían cambiado 50 luminarias, a fin que las personas no tuviesen problemas de visibilidad durante estos fechas de conmemoración del Día de los Difuntos.

Osman Javier Rodríguez, supervisor de proyectos de ENATREL, aseguró que este trabajo se ha realizado en los principales campo santos de los municipios, con el objetivo que las familias puedan permanecer mayor tiempo con sus deudos.

“Hemos el cambio de 50 luminarias que se encontraban en mal estado, estas no encendían y hemos reforzado la iluminación con 25 luminarias más para tener un total de 75 luminarias instaladas en este cementerio. Esto ha venido ha mejorar la seguridad en todos los cementerios”, afirmó Rodríguez.

Las familias que se encontraban en labores de limpieza en este cementerio, pudieron observar el trabajo de los técnicos de ENATREL, señalando que ha sido una buena decisión mejorar el sistema eléctrico en las calles y ahora en los campos santos.

“Ha sido muy buena esa decisión, porque aquí entraban personas a hacer cosas incorrectas, y aunque aquí hay personas fallecidas aún tienen derecho a ser cuidados aún después de muertos, porque los familiares invertimos dinero en las tumbas, en los arreglos y en ocasiones entran a robarse los adornos, las cruces, los Cristos, por eso ahora lo veo positivo”, mencionó Mercedes Miranda.

Don Hernaldo García, también hacia labores de limpieza en la tumba de su hijo que tiene 23 años de fallecido, pensaba marcharse antes de las cinco de la tarde, pero al ver que había visibilidad por la iluminación, decidió quedarse una hora más para concluir la tarea.

“Esto es lo que hacía falta, yo me acuerdo que antes había luz, pero después del terremoto eso desapareció, pero ahora están haciendo una cosa muy buena, vamos a poder salir un poco más tarde porque hay luz, incluso hay policías que andan dando seguridad”, citó don Hernaldo, habitante del barrio Julio Buitrago.