La Plaza de Colores del Puerto Salvador Allende fue el escenario donde 150 parejas de baile aficionado participaron del alegre Bailatón “Amor a Nicaragua” organizado por el Movimiento Cultural Leonel Rugama (MCLR) cuyo objetivo principal es establecer la armonía entre los amantes del baile y compartir un momento de sana recreación.

Todos los géneros musicales fueron danzados por los chavalos y chavalas que por tres horas consecutivas pusieron en evidencia sus destrezas al momento de bailar, tiempo suficiente para demostrar que el baile es una de las mejores maneras de compartir y demostrar la alegría de vivir en un país en el que prevalece la paz.

“Tengo casi hora y media de estar bailando y me ha parecido una bonita actividad en la que he disfrutado mucho, y me parece muy positivo que se realicen con frecuencia estas actividades en las que los participantes gozamos del baile a lo máximo” refirió Karelys Arvizu.

“Compartir una noche de baile me ha parecido perfecto y más cuando este tipo de actividades se desarrollan en un espacio público, acá no hemos pagado nada por inscribirnos y la hemos pasado bien, logrando conocer a otros chavalos interesados en el baile y eso te motiva porque todos nos identificamos con este hobby” destacó Harold Santamaría.

Cada uno de estos espacios y actividades son posibles gracias al Gobierno Sandinista que se preocupa por brindar oportunidades a los jóvenes de entretenerse sanamente y que mejor manera de hacerlo que a través del baile.

“Todos los participantes son chavalos y chavalas que disfrutan de bailar, los que acudieron masivamente a la invitación que hicimos a través de las redes sociales y hoy se volcaron a participar. Poco a poco hemos venido eliminando a algunas parejas y han permanecido en la competencia los que tienen mejor coreografía, ritmo y entusiasmo, lo importante de esta competencia es que todos disfruten de la restitución de los derechos que les brinda el gobierno a través de este tipo de actividades” finalizó Oscar Pérez, Coordinador del Movimiento Cultural Leonel Rugama.