El Ministerio de la Familia llevó a cabo el Congreso Nacional de Prevención de Violencia y Abuso en Niños, Niñas, Adolescentes y Familia, en el que participaron consejeras, delegadas del Mined, Minsa, especialistas en salud mental, representantes de padres de familia, y consejeros voluntarios en escuela con el objetivo de crear un plan de acción.

La Vice Ministra de La Familia, Adolescencia y Niñez, Eda Medina, explicó que a través de los diferentes programas de gobierno se lucha contra la pobreza y contra la violencia familiar.

"Es un congreso que tiene el objetivo de prevenir la violencia y el abuso desde el amor, la amistad, el compañerismo, armonía que nace desde cada hogar nicaragüense".

"Debemos de recordar que todos los programas del gobierno enfocan hacia el bienestar emocional, psicosocial, psicológico, material de las familias, analizábamos que una casa digna por medio de nuestro buen gobierno sandinista provoca en la familia un nivel de convivencia mejor, mejor lucha contra la pobreza porque ese es nuestro principal enemigo", resaltó Medina.

La médico- psiquiatra, Clara Aragón, señaló que el fenómeno de la violencia tiene sus raíces en creencias y prácticas que justifican los métodos de crianza donde se imponen castigos, ofensas y golpes.

"La idea es que se pueda trabajar una parentalidad más positiva donde los padres de familia puedan darse cuenta que hacen cosas inadecuadas en la crianza de los hijos, que pueden favorecer a mantener ese círculo de violencia que se expresa después en los ciudadanos en situaciones cotidianas como conducir vehículos".

La doctora enfatizó que siempre existe la oportunidad de intervenir tempranamente para prevenir métodos de crianzas sin reglas claras, sin acercamiento emocional, sin amor, cariño y respeto.

"Una forma de comunicación adecuada que pueda permitir que nosotros vayamos desarrollando desde tiernitos habilidades para que nuestro cerebro se desarrolle armoniosamente y para que esto se exprese en voluntades que puedan contribuir que nos comportemos como ciudadanos estables, ese proceso se desarrolla poco a poco si hacemos una crianza adecuada con apego, seguridad y afecto".

Este programa social de buenos tratos que se practica desde el Ministerio de Familia también se está manifestando en otros ámbitos tan importantes de la sociedad como la salud y la educación.

"El objetivo de las consejerías es trabajar con el protagonismo de las familias en la promoción de valores en el rescate de las buenas prácticas que son solidarias, que promueven el respeto, la armonía y la convivencia diaria, por eso hemos venido enfatizando en temas con la familia sobre el bullying, la prevención del embarazo, la prevención del abuso, pero también ayudar cómo la familia puede hacer su propio plan", resaltó Mendy Arauz Silva, de la dirección de consejerías del Ministerio de Educación.