El centro de Italia volvió a temblar este miércoles (26/10). A las 19.11 de la tarde (hora local) un terremoto de magnitud 5.4 y con epicentro en la provincia de Macerata, en la región de Las Marcas, se sintió fuerte en localidades tan distantes como Roma, L’Aquila, Perugia y Terni e incluso, aunque de forma más débil, en Florencia y Nápoles.

Dos horas más tarde, a las 21.18, un nuevo temblor aún más fuerte, de magnitud 6.2, se sintió en el centro de Roma.

Los medios italianos aún no reportan víctimas, pero sí informaron acerca del pánico de los vecinos de las zonas golpeadas, que salieron a las calles.

Cabe recordar que el pasado 24 de agosto, un sismo de magnitud 6 grados provocó la muerte de 297 personas en las localidades de Amatrice, Accumoli y Arquata del Tronto, también en el centro de Italia.

Medios internacionales informan que las líneas eléctricas se han caído en algunas de las zonas golpeadas por el sismo y que se produjeron derrumbes en las zonas ya afectadas por el terremoto anterior.

Respecto al primer terremoto, el jefe del departamento de Protección Civil Fabrizio Curcio afirmó que de momento hay "dos personas heridas" aunque matizó que todavía se realizan las labores de comprobación necesarias, según publica El Mundo.

Además, explicó que "los mayores daños se han producido en las zonas de Visso y Castelsantangelo sul Nera, aunque el terremoto se ha sentido en toda la zona central del país". También confirmó que ha habido algunos desplomes en construcciones dañadas por el terremoto del pasado 24 de agosto, si bien no detalló las localidades.

El portavoz de Protección Civil en Castelsantangelo sul Nera, Mauro Camilloni, aseguró a la cadena de televisión italiana Sky que se están evaluando los posibles daños y negó que haya víctimas por el momento.