El Año de la Fe fue proclamado el jueves pasado por el Papa Benedicto XVI ante la presencia de todos los obispos del mundo congregados en la Plaza de San Pedro, Roma.

Para Monseñor Brenes esta debe ser una oportunidad en la que “podamos fortalecer la fe en Jesucristo”, quien fue enviado por Dios para “dar su vida para que todos puedan vivir en abundancia”.

“El Año de la Fe que en esta arquidiócesis inauguramos, que el Santo Padre ha inaugurado el día jueves, está vinculado coherentemente con todo el camino de la Iglesia en los últimos 50 años”, luego del Concilio Vaticano II, subrayó.

El Prelado recordó que Jesús es el centro de la fe cristiana, de tal manera que “el cristiano cree en Dios por medio de Jesucristo”.

“Jesucristo no es solamente el objeto de fe, sino como dice la carta a los hebreos el que inició y completa nuestra fe”, aseguró Brenes.

Para los fieles católicos este es un tiempo de reafirmar sus principios cristianos.

“Creo que esta es una fecha importante, un momento de estar en comunión con Cristo y con sus enseñanzas”, aseguró la señora Mirtha Linarte.

El señor Jacinto Tenorio, destacó la necesidad de que la juventud se sume más al quehacer religioso.

“La Juventud se está alejando de Dios, de Cristo. Hay que hacer el llamado a que los jóvenes se alejen de los vicios, que tengan más fe”, señaló Tenorio.