Durante la sesión especial que realizó la Asamblea Nacional para conmemorar el Día Mundial de la Alimentación, la Representante de la FAO en nuestro país, Verónica Guerrero, destacó los esfuerzos y acciones que realiza Nicaragua para hacer frente y evolucionar ante el cambio climático, mediante la implementación de políticas y programas que aportan a la seguridad alimentaria y nutricional.

En sus palabras, Guerrero inició reconociendo la valiosa labor del Ing. René Núñez Téllez (Q.E.P.D) como primer presidente del Frente Parlamentario contra el Hambre, cuyo accionar es valorado y reconocido en toda la región por sus aportes a la seguridad alimentaria y nutricional.

Este año el Día Mundial de la Alimentación se conmemora bajo el lema “El Clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”, haciendo un llamado de que así como cambia el clima, cambie también la manera en que producimos, transformamos y consumimos alimentos.

“Debemos ir identificando los logros contra el hambre y en el desarrollo del sistema agroalimentarios integrales, inclusivos, eficientes y sostenibles; pero también para identificar los retos que tenemos por delante, para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible”, mencionó Guerrero.

Señaló que los países tienen un gran compromiso, porque tienen que invertir en los pequeños agricultores y en el aumento sostenible de la producción de alimentos.

“Quiero destacar los esfuerzos de Nicaragua en las acciones que realiza para hacer frente y evolucionar ante el cambio climático, mediante la implementación de diversas políticas y programas, muchas de las cuales cuentan con el acompañamiento de la FAO”.

El rescate de la semilla criolla y acriollada, la generación de variedades resistentes a la sequía, bancos comunitarios de semillas, cosechas de agua, buenas prácticas del manejo de suelos o cuencas, y Programa de Patio Saludable, forman parte de las acciones fundamentales que hace Nicaragua para hacerle frente al cambio climático.

Grandes logros del Programa Hambre Cero

El Programa Hambre Cero presenta grandes logros en la reducción de la pobreza y el empoderamiento de las mujeres.

“Estas mujeres del bono tienen hijos e hijas que pueden acelerar la transformación productiva de sus familias y la adaptación al cambio climático; es por ello que la gran oportunidad que se vislumbra en Nicaragua es la juventud rural, una juventud rural que tenga mejor capacidad para innovar y agregar valor a los productos de su economía familiar; absorber los cambios tecnológicos que contribuyan con el monitoreo de plagas y enfermedades; que manejen las obras de captación de agua con fuentes renovables; desarrollen los mercados agroecológicos y que cuenten con mejores herramientas para enfrentar el cambio climático”.

La FAO ha acompañado a Nicaragua y sus instituciones en algunas de las políticas diseñadas para fortalecer las capacidades Nacionales ante el cambio climático, entre ellas el fortalecimiento del Sistema Nacional de Investigación e Innovación Agropecuaria; la generación del proceso de fitomejoramiento participativo de semillas criollas y aclimatadas; fortalecimiento de capacidades diagnosticas en general del sistema nacional de salud animal y vegetal.

También resalta la creación de capacidades nacionales para el análisis agroclimático, habiendo apoyado la creación de la Primera Unidad de Análisis Agroclimático en el INETER, que ahora contara con herramientas para el análisis de los tres hídricos de los cultivos, como un insumo para una mejor y magnifica toma de decisiones.