La Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA o IAEA por su sigla en inglés) durante cinco días se encuentran en Nicaragua brindando conferencias sobre cómo atender a la población ante una emergencia radioactiva.

Xiomara Campos, responsable del departamento de fuentes ionizantes de Nicaragua, explicó que una amenaza de ese tipo es poco probable en el país, sin embargo, es una responsabilidad médica estar capacitados para cualquier amenaza a la salud humana.

"Esta es una capacitación exclusiva para médicos para dar una respuesta inicial en cualquier emergencia radiológica por ejemplo tras un terremoto se pueden caer las paredes de un búnker y se puede dañar la fuente radioactiva y se puede contaminar".

"Entonces en médico debe estar capacitado, saber cómo ayudar a la persona si sufre daños, es muy importante todo esto para los médicos, es verdad que son muy pocas las probabilidades de que ocurra, pero si ocurre nuestros médicos van a estar capacitados para hacer frente", enfatizó Campos.

En momentos anteriores se ha capacitado a bomberos, policías, defensa civil.

William López, del área técnica de la comisión de energía atómica de Nicaragua, comentó "Esto se está haciendo con ayuda del Organismo Internacional de Energía Atómica para capacitar a 30 médicos".

"Estos compañeros médicos están en los puestos fronterizos, en la parte de emergencia de hospitales y en las charlas estarán especialistas de Brasil y Argentina".