La Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, saludó al pueblo de Masaya por estar conmemorando un aniversario más del histórico asalto al cuartel de la guardia somocista en Masaya, ocurrido el 17 de octubre del 1978.

"Esta tarde el General Álvaro Baltodano va a estar acompañando a las familias de Masaya en un bonito acto. Vamos a recordar el histórico acontecimiento del 17 de Octubre Victorioso de 1978. El General Baltodano fue uno de los participantes; Juan Carlos Herrera, nuestro hermano caído, desde Nindirí, a Nindirí, a la familia de Juan Carlos nuestro abrazo, caído en combate, dio la vida por Nicaragua, la foquita, Juan Carlos Herrera", recordó.

"El General Baltodano va a estar con los protagonistas de esta acción histórica en Masaya y con las familias de Masaya. De entonces... ahora el mismo sueño, Nicaragua Libre de pobreza, Nicaragua en Unidad, Nicaragua en Cariño, Nicaragua en Respeto, Nicaragua en Dignidad, Nicaragua en Progreso, en Prosperidad", añadió.

"Nuestro homenaje a los héroes de esa histórica toma del cuartel, fue un ataque al cuartel de la guardia nacional, genocida le decíamos, en Masaya, combatientes sandinistas querían tomarse ese cuartel, pero sobre todo permitió demostrar la fuerza, la fortaleza del pueblo que con el Frente Sandinista estaba ya a punto de derrotar a la dictadura. Unos meses más tardes vivimos el triunfo de la democracia en Nicaragua, el triunfo de nuestra Revolución, esta Revolución Tranquila, esta Revolución que mantiene el sueño y trabaja para alcanzar el sueño de liberarnos de pobreza", explicó Rosario.

La Compañera también resaltó que este fin de semana se realizaron diferentes actividades muy bonitas.

"Yo estuve viendo las fotos que me enviaban los compañeros y compañeras que están acompañando las caminatas festivas, las actividades culturales y deportivas en todo el país. ¡Qué bonito! Que bonito lucen nuestros trajes de danza folklórica según la región, que linda la música. Que rostros los que vemos. Cuánta esperanza, cuánta confianza en los rostros de nuestros hermanos y hermanas que van en esta Campaña de la Buena Esperanza, del Buen Corazón, expresándose y diciendo: así es como queremos vivir en tranquilidad, en festividad, en alegría, en paz, con trabajo y dándole gracias a Dios todos los días por lo que tenemos", comentó.