Un equipo estadounidense advirtió en un estudio el incremento de procesos de calentamiento intenso que se avecinan en la Antártida, el cuarto continente más grande, después de Asia, América y África, se conoció hoy.

El panorama futuro puede ser similar o superior al ocurrido en el período 2001-2002, señalaron los investigadores en un artículo publicado en la revista Bioscience.

A propósito de ello, el glaciólogo de la Universidad de Pórtland, Andrew Fountain, señaló que la realidad de esa etapa puede ser el antecedente de lo que ocurrirá en esa región.

Para su estudio, los autores analizaron en los valles secos de McMurdo de la Antártida oriental las consecuencias del desbordamiento ocasionado por la disolución de los glaciares ante el aumento del calor del aire a 3,8 grados sobre cero.

La pesquisa en ese lugar, uno de los más secos de la Tierra, arrojó que esa situación provocó, entre otros resultados, el movimiento del agua hacia nuevos lugares.

Los científicos vaticinaron en su trabajo que esos acontecimientos se materializarán con mayor periodicidad debido al calentamiento atmosférico y oceánico que afecta al continente más seco y frío del planeta.