La presentación se dio en el marco de una jornada de divulgación y capacitación tanto para instituciones públicas y privadas dedicadas a la construcción de carreteras, elaboración de proyectos de inversión, entre otras.

Entre los manuales están la Guía Actualizada de Evaluación Económica de inclusión de la variable riesgo de desastre en la Inversión Pública y su aplicación en Proyectos de Desarrollo en Panamá, Honduras y Nicaragua.

Así mismo, está el Manual Centroamericano para el Mantenimiento de Carreteras con Enfoque de Gestión de Riesgo y Seguridad Vial; el Manual Centroamericano para el Diseño de Carreteras con Enfoque de Gestión de Riesgo y Seguridad Vial; y el Manual Centroamericano de Gestión de Riesgo de Puentes.

Con ello de acuerdo al doctor Guillermo González, director ejecutivo del Sinapred, lo que se busca es que “vayamos poco a poco asegurándonos que las inversiones cada vez no sean solamente más seguras desde el punto de vista de que le den seguridad a las personas, sino que también sean seguras desde el punto de vista de inversión”.

González afirmó que en la elaboración de estos manuales colaboraron especialistas nicaragüenses quienes tomaron muy en cuenta los aspectos climáticos y geológicos del país.

Recordó que en Nicaragua ya se han venido aplicando estas normas, sin embargo, recalcó la importancia de que se den a conocer a todos los niveles tanto profesionales como académicos.

Para el titular del MTI, Pablo Fernando Martínez, el mundo cambiante y amenazado por los cada vez más catastróficos fenómenos naturales,  hace necesario la actualización en cuanto a las normas de gestión de riesgo y diseños de seguridad.

En este sentido recordó que Nicaragua no está exenta de estas amenazas, prueba de ello son los graves daños que han provocado a la infraestructura vial los fuertes precipitaciones de los últimos años.

Martínez, recordó que si bien buenos diseños son importantes también lo es la educación vial, otro de los aspectos  a tomar en cuenta durante esta jornada.

“Hay cosas que se pueden evitar. Un buen diseño de una carretera evita accidentes, pero más que eso es la educación vial (lo importante)”, señaló.

“Vamos a exigir y a insistir en que impartamos curso de seguridad vial en el sentido de controlar la velocidad”, dijo, destacando que si bien hay avances en la ciencia por ejemplo en cuanto a crear vehículos que superen los   200 km por hora,  “las carreteras no están diseñadas” para soportar eso.