La cantidad de emigrantes africanos indocumentados en ingresar a Guatemala aumentó de 13 casos en 2015 a mil 602 en el actual año, informaron hoy autoridades de la nación centroamericana.

En declaraciones a la prensa Fernando Lucero, portavoz de la estatal Dirección General de Migración de Guatemala, confirmó un gran incremento de esa estadística desde enero ante el interés de los emigrados de llegar a Estados Unidos por territorio centroamericano.

De acuerdo con el funcionario, mil 436 de los detenidos son originarios de la República Democrática del Congo.

También quedaron arrestadas personas naturales de Ghana, Somalia, Senegal, Camerún, Guinea, Gambia, Togo y Yemen, señaló el portavoz.

Sin embargo, la Organización Internacional para las Migraciones aclaró que la mayoría de los emigrantes identificados como africanos, en realidad son haitianos procedentes de Brasil.

Según Lucero, ese creciente flujo de pobladores nacidos en África responde 'a la restricción de las normas migratorias por parte de Europa, que les hace buscar nuevas rutas'.

Para confirmar la identidad de los indocumentados, las autoridades de Guatemala contactan con los consulados africanos y luego los emigrados son trasladados a Honduras y El Salvador, países vecinos por los que generalmente ingresan.

La policía de esta nación centroamericana decomisa casi cada semana desde enero autobuses y taxis utilizados para llevar a los emigrantes hacia México, donde se alojan en abarrrotados albergues y centros humanitarios de ciudades fronterizas.