Millones de mosquitos que eran portadores del virus del zika, dengue y chikungunya, murieron tras una intensa jornada de fumigación que las brigadas del Minsa realizaron en el barrio Jonathan González este lunes.

En la lucha contra el mosquito participaron las familias de mil 582 viviendas y una cuadrilla de brigadistas armados con motobombas fumigadoras.

Francisco Berroterán, miembro del equipo de control epidemiológico, dijo que con la fumigación se trata de evitar que se sigan propagando enfermedades como del dengue, el zika y el chikungunya, que son transmitidas por el Aedes Aegypti. 

"El llamado a las familias es que nos permita el ingreso a las viviendas, que nos  permitan fumigar y que nos permitan abatizar", enfatizó.

Por su parte los pobladores, dijeron sentirse acompañados y respaldados por las autoridades de salud durante la batalla contra las epidemias.

Víctor Manuel Sánchez, dijo que es magnífica la labor que los brigadistas realizan. "Esto es  bueno que se haga por todo el país para erradicar todos estos zancudos que son los que transmiten las  enfermedades".

Nosotros contribuimos "eliminando  todo calache que no sea utilizable, si hay botellas ponerlas pico para abajo, traste que no se está  ocupando si está vacío darle vuelta para que no hayan criaderos de zancudos", indicó.

María Briceño, aseguró que así con una lucha permanente es que se evitan las enfermedades, pero recordó que todos deben colaborar para vivir en un barrio limpio, bonito y sano.

"Ellos están pasando seguido fumigando, aquí nosotros mantenemos limpios, aseamos,  barremos, botamos la chatarra que no sirve, no acumulamos agua porque eso acarrea también el mosquito. Así evitamos enfermedades peligrosas", comentó Briceño.