Desde la capilla María de las Victorias en Managua, el párroco de la iglesia, Fray Javier Lemus, ofreció una solemne eucaristía en honor a la Virgen del Rosario o Virgen de las Victorias.

Durante la homilía Fray Javier recordó el porqué de la advocación de María de las Victorias o del Rosario.

Esta pequeña capilla está celebrando que gracias a la Compañera Rosario Murillo está en pié.

"Es una comunidad que ha luchado y le agradecemos a la primera dama (Rosario Murillo) que nos apoyó para que no perdiéramos la iglesia", contó Carolina López.

"Gracias a la intervención de ella y de la comunidad de la Morita, (…) ella nos envió un mensaje diciendo que va a seguir apoyando", resaltó López.

Ahora están poco a poco construyendo la sacristía, un lugar con más espacio para que la comunidad llegue a recibir clases de comunión, confirmación, vigilias y retiros.

Donde no hay amor María Santísima va a llegar

Se celebra a la Santa María de las Victorias desde la guerra de Lepanto que fue en 1571, donde los cristianos ganaron a batalla a los musulmanes gracias al rezo del Santo Rosario.

"El origen de nuestra fe cristiana fueron tiempos turbulentos, murieron miles de cristianos, pero vino un tiempo de paz donde la iglesia fue creciendo y se fueron construyendo lugares de culto, en el principio los cristianos se reunían en las casas", expresó Fray Javier.

"Los cristianos comenzaron a ser reconocidos en todas partes, sobretodo en Europa, allá por los años 1500 comienza una invasión a Europa de los musulmanes, eso significa que los ejércitos de esos pueblos van conquistando los territorios para imponer su religión, esto creó un gran conflicto".

"Los cristianos se preparan para la batalla rezando el Rosario porque el Papa así lo pidió, y se dio la gran batalla, pero vencieron los cristianos, eso dio paso a que los reinos de entonces se unieron".

"María Santísima les dio la victoria por eso se le dio la advocación de nuestra Señora de las Victorias", relató Fray Lemus.

Años más tardes, otro Papa le dio la advocación de Nuestra Señora del Rosario.

"Hoy la iglesia ha entrado en un clima de tolerancia, tenemos al mismo Cristo, amamos a Dios entonces no tenemos porqué pelearnos".

Resaltó a pesar de las luchas entre las religiones es importante reconocer que los musulmanes son gente de Dios y que son unos pequeños grupos los que viven en rebeldía.

"Hay que pedir a María que nos dé la gracia de trabajar juntos, la fortalece para superar las dificultades a niveles personales y grupales, María es aquella que nos hace vencer las batallas y sobre todo las batallas contra el enemigo de Dios que es la falta de fe y cómo las vencemos, con qué armas, con el santo Rosario".