Más de mil 800 viviendas del barrio Monseñor Lezcano fueron abatizado durante la jornada de lucha anti epidemiológica que desarrollaron brigadistas del Minsa.

En esta ocasión se sumaron trabajadores de otras instituciones del Estado que también llevan las recomendaciones del sistema de salud a las familias.

Guillermina Quant, directora del centro de salud Sócrates Flores, en el Distrito II, explicó que la lucha contra el vector Aedes Aegypti se debe hacer de forma permanente.

Recordó que el abate sirve para matar al zancudo en su estado larvario, pero insistió en que las familias deben eliminar los criaderos del zancudo para estar más seguros en la lucha contra las epidemias.

También explicó que las brigadas del Minsa pasan fumigando de forma permanente para matar al mosquito adulto transmisor del dengue, zika y chikungunya.

Por su parte los pobladores expresaron su apoyo a las actividades que se realiza el Ministerio de Salud para preservar la salud de la población.

"Siempre seguimos todas las recomendaciones, pero zancudos siempre hay y por eso es bueno que vengan a fumigar y abatizar, porque de esa manera se controlan más los zancudos para que hayan tantas enfermedades", dijo Mariela Zapata.

Beatriz Corrales manifestó por su parte que es necesario que toda la gente abra las puertas de sus casas para que los brigadistas hagan bien su trabajo.

Juan Alberto Rodríguez, propietario de un pequeño taller de motocicletas, señaló que la labor de los brigadistas de salud es una de las más importantes y por eso hay que brindarles apoyo.

"Andan haciendo un trabajo valioso para proteger nuestra salud, por eso debemos tratarlos con amabilidad, dejarlos entrar a las viviendas para que cumplan con su misión que es eliminar los criaderos de zancudos", comentó Rodríguez.