La última encuesta de M&R señala que una amplia mayoría de los nicaragüenses apoya la gestión del gobierno, así como también se muestra dispuesta a depositar su voto por el Frente Sandinista en las próximas elecciones municipales.

“Esa es la expresión de una política social correcta, sostenida y que ya está dando sus frutos en términos satisfactorios a la población, especialmente la población más pobre”, indicó Cairo Amador.

Entre los logros que a simple vista se puede observar en el gobierno sandinista están además de la reducción de la pobreza, una inflación controlada lo que apoya la estabilidad económica del país.

Para el subprocurador Jarquín Ortel, el sandinismo ha demostrado gobernar por las grandes mayorías a través del impulso de proyectos de gran impacto social.

“¿Quién es el que ha hecho el mejor balance de gobierno? el Frente Sandinista. ¿Quién ha hecho el mejor planteamiento de gobierno municipal? El Frente Sandinista. Mientras el Frente Sandinista va trabajando los otros (partidos políticos) están dormidos en sus laureles”, señaló Jarquín.

Rosario no tiene comparación en Centromérica

Un aspecto realmente importante que destacan ambos consultados, es el papel de la compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, en la gestión de gobierno.

“El trabajo de la compañera Rosario Murillo ha sido vital en este gobierno. Yo soy una de las personas que le doy seguimiento a todo lo que ha venido desarrollando y lo encuentro que tiene una lógica y tiene un manejo de la situación increíble. O sea, no es demagogia sino de que se interesa y va evolucionando la acción. Todos los días está en contacto con el pueblo”, refirió el subprocurador.

De este mismo criterio es Amador, quien afirma en Rosario la primera dama de Centroamérica más influyentes.

“En Centroamérica de primera dama no creo que nadie tenga esos niveles de popularidad. Quizá en un momento los tuvo la ex primera dama de Guatemala… Doña Laura (Chinchilla, presidenta de Costa Rica) debería ver esto con mucha atención porque a Doña Rosario le sobra lo que a ella le falta: comunicación”, indicó el catedrático.