El pueblo de Masaya se dio cita en el templo de su santo patrono San Jerónimo para celebrar la octava, momento en el que los feligreses junto al Cardenal Leopoldo Brenes participaron de la eucaristía en la que recordaron el buen ejemplo del médico que cura sin medicina.

Brenes durante la homilía señalo que a través de la oración es como se logra aumentar la fe y vivir plenamente las cosas pequeñas de la vida así como el amor y la misericordia de Dios y en las fiestas de San Jerónimo el Señor le responde a quienes piden con fe y devoción.

"El Señor le responde a las personas a través de la oración y dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica. San Jerónimo logró hacer que la palabra llegase a cada rincón del mundo y que fuese leída por el pueblo, su deseo era que la palabra estuviera cerca de nosotros" manifestó.

“La palabra de Dios es vida y nos alegramos por tenerla con nosotros, pues nos brinda ánimos para salir adelante y vencer las adversidades, por eso en nombre de la iglesia y de San Jerónimo los invito a recurrir a las sagradas escrituras en las que encontraremos respuesta a nuestra necesidad” añadió.

El Cardenal reconoció el desarrollo de la fe en las cofradías de San Jerónimo quienes con devoción celebran cada año a su santo patrono, así mismo destaco que la procesión del patrono de los Masayas en la que se hace acompañar de San Miguel Arcángel y que desarrolla a lo largo de toda la ciudad es una muestra clara de una iglesia peregrina que se enrumba al encuentro con Jesucristo.

“Los miembros de las Cofradías son hombres que han venido creciendo en la fe lo cual les permite cada año poder elaborar la peaña donde descansa San Jerónimo, así mismo les permite organizar tan hermosas fiestas las que llenan de colorido, fervor y alegría al pueblo de Masaya” dijo.

Durante la homilía el Cardenal Brenes oró por el eterno descanso de Monseñor Estanislao García, quienes fuese el párroco de la iglesia de San Jerónimo por más de treinta años pero que desde hace dos años atrás paso a otro plano de vida, dejándole a los masayas la herencia de las fiestas patronales.

Tradición popular y religiosa

Una vez finalizado el acto religioso, la imagen de San Jerónimo salió a las calles de Masaya acompañado de San Miguel Arcángel, mismas que son cargadas por los miembros de las cofradías y acompañadas por miles de fieles devotos quienes bailan al son de los filarmónicos, haciendo de la actividad un verdadero derroche de cultura y tradición popular.

“Masaya es un pueblo cristiano de mucha fe y devoción, hoy estamos celebrando la octava, procesión que recorre nuestra ciudad durante todo el día, la noche y las primeras horas de mañana, mostrando así la fe y devoción que sentimos por el doctor de los pobres, San Jerónimo” expresó Orlando Noguera, Alcalde de Masaya y mayordomo de las fiestas patronales.

Las expresiones de fe son diferentes en cada uno de los promesantes sin embargo el sentir es el mismo, ya que en reiteradas ocasiones han presenciado la grandeza y misericordia de San Jerónimo.

“San Jerónimo es un santo muy milagroso por eso todo el pueblo se desborda a celebrarlo, en el caso de mi familia tenemos muchas razones por las cuales agradecerle, nos ha permitido la vida de mi madre y la salud de una de mis hermanas por eso con fe y mucha alegría venimos a darle las gracias por las bendiciones” señaló Vilma Monge.

“Como toda buena Masaya vengo año con año a celebrar a mi santo patrono, nosotros vivimos en Estados Unidos pero siempre destinamos esta fecha para estar en nuestro país y agradecerle a San Jerónimo por que nos permitió traer al mundo a un niño sano, vine cuando estaba embarazada y ahora lo hago junto a mi niño” finalizó Emma Cruz.