Apenas escuchan el ensordecedor ruido de las bombas de fumigación las familias de Villa Vallarta se alegran porque protagonizarán otra jornada de lucha contra las epidemias.

Las calles del barrio lucen limpias y eso además de causar buena impresión en señal de que están poniendo en práctica las recomendaciones de las autoridades de salud para reducir los criaderos del mosquito transmisor del zika, dengue o chikungunya que pudieran presentarse.

Este jueves las familias participaron en la jornada de fumigación para lo cual sacaron a la calle a sus gatitos, perritos, conejitos, chocoyitos, y toda especie de mascota.

La brigada del Ministerio de Salud fumigó más de 400 viviendas en ese sector.

Los pobladores señalan que el trabajo del Minsa es efectivo porque no se han presentado desde hace meses nuevos casos de las enfermedades transmitidas por el Aedes Aegypti.

Lisseth Selva, habitante de ese pequeño barrio ubicado en el Distrito VI, señaló que es importante seguirle dando duro a la lucha contra los zancudos.

"Aquí manejamos limpio, todos los días eliminamos cualquier posible criadero. Y nos respaldamos con el trabajo del Minsa, la fumigación y la abatización permanente", señaló Selva.

Gloria Cuevas, indicó que en el barrio hay muchos niños que son la alegría para todos y si alguno se enferma o le sucede algo peor va a ser muy triste.

"Lo hacemos porque es nuestra responsabilidad mantener limpio, aseado y no permitir que el zancudo se apodere de nuestra comunidad. Por eso también estamos contentos de esta fumigación que nos viene a apoyar en la lucha contra las enfermedades", dijo Cuevas.

Para estas familias los animalitos o mascotas que tienen también son muy importantes, por eso al momento de la fumigación los sacan a lugares ventilados para que no se sofoque con el humo generado por las bombas fumigadoras.

"Cada vez que vienen sacamos al perrito porque con ese humo se puede sofocar. Y para nosotros es importante que entren a la vivienda a fumigar", explicó Jaime Loaisiga.