El Ministerio de Salud realizó este jueves un recorrido por el barrio Benedicto Valverde, ubicado en el distrito IV de la capital, para poder actualizar el censo del Programa Todos Con Voz, con el fin de poder garantizar a las personas con discapacitada la restitución de derechos en la atención en salud.

Esta atención en salud se realiza a través de la visita médica que se hace hasta los hogares, la cual consiste en un examen físico integral del paciente, la evaluación de sus signos vitales, sintomatología, proveerles insumos médicos y también educar a la familia y pacientes de cómo seguir su rehabilitación desde el hogar.

Estos pacientes reciben una atención integral, ya que además de la atención médica, se brinda apoyo con nutricionistas, psicólogos o fisioterapias especializadas, internista, pediatra, quienes también visitan a los pacientes hasta su hogar.

“Es algo muy bello ayudar a la población y lo que estamos haciendo es restituir el derecho de las personas con discapacidad, que no tienen las mismas condiciones médicas de un paciente normal y que por su facultad intelectual depende de otra persona para asistir a una unidad de salud”, expresó la doctora Meyling Brenes, Directora del Centro de Salud Francisco Buitrago.

Con estas visitas se logra que la población tenga mejores condiciones de vida.

Este barrio de la zona costera, hay 80 personas con discapacidad, en su mayoría con discapacidades Fisicomotora, cuando hay un impedimento motor en piernas, manos o columna; discapacidad visual, esquizofrenia o pacientes con esquizofrenia. En el distrito hay más de 2 mil pacientes con discapacidad.

Todos Con Voz brinda una atención integral a sus pacientes

La Doctora Brenes, dijo que este censo va a permitir tener un mayor acercamiento y dominio por territorio y sector de donde están los pacientes con discapacidad, cual es el número de discapacidad que más predominan en nuestros distritos, y poder realizar estrategias de intervención de rehabilitación comunitaria para que estos pacientes sean atendidos por sus familias, acompañados por el Ministerio de Salud.

“Bien, encantado, porque antes nadie se preocupaba por los discapacitados y ahora el Presidente Daniel y la compañera Rosario nos manda a los médicos hasta el hogar y eso nos ayuda mucho”, expresó José Adrian Medrano de 60 años.

Don José quien habita con su esposa y 2 hijos, comentó que un tiro en la columna le provocó su discapacidad de poder caminar.

Agradecido y contento, expresó que el gobierno también le regaló su silla de rueda y una cocina, pero lo mejor fue que le construyó su vivienda.

“Lo que más me alegra es que el Gobierno Sandinista, hace 2 años hizo mi casita nueva, la que antes era construida con una madera que ya estaba muy dañada, hoy es de bloque, zinc, muy bonita”, finalizó.

José Rodolfo Rivera, de 34 años recuerda que hace 6 años tuvo un accidente laboral, una descarga eléctrica, le provocó su incapacidad de caminar.

Este joven que sirve de motivación para muchos habita con su esposa y sus 4 hijos, “mi mamá antes de morir me dijo que siguiera adelante, y sus palabras me motivaron para seguir adelante y fue cuando decidí entra estudiar Reparación de Celulares”.

“Nos sentimos respaldados y motivados que vengan los doctores hasta mi casa a realizarme un chequeo, preguntarme como sigo, y eso me motiva cada día a salir adelante ante las adversidades. Yo le digo a las personas que están como yo, que salgan adelante por nuestra familia y nuestros hijos, Dios sabe lo que hace”, finalizó.