Un millón y medio de habitantes recibieron la orden de evacuar las costas de Florida para escapar del poderoso huracán “Matthew”, que ya dejó una gran cantidad de muertos en el Caribe, anunció este jueves el gobernador del estado.

"Estamos particularmente preocupados por Palm Beach (sureste de Florida). Es la primera zona que será golpeada y eso sucederá en las próximas horas. No queda mucho tiempo", advirtió Rick Scott en una rueda de prensa.

La potencia devastadora de “Matthew” azotaba este jueves el archipiélago de las Bahamas, tras dejar varios muertos en Haití y en República Dominicana y grandes daños en Cuba.

"Queda poco tiempo", dijo el gobernador. "Esperamos lo mejor, pero nos preparamos para lo peor", añadió. Y anunció que puso a disposición a mil miembros adicionales de la Guardia Nacional, lo que aumenta a dos mil 500 el total de efectivos preparados para ayudar en las evacuaciones y la organización de los refugios.

Huracán llegará fortalecido

El huracán Matthew, que se dirige a azotar el este de Florida en las próximas horas, mantuvo esta mañana vientos de 125 millas por hora.

Sería el primer huracán en impactar a Florida desde octubre de 2005, cuando Wilma afectó a la población. Este dejó pérdidas de $21,000 millones en ese estado.

Los pronósticos del Centro Nacional de Huracanes (NHC, en inglés) apuntan a que el fenómeno se fortalecerá como un huracán de categoría 4, con vientos sobre 130 millas por hora. Rozaría toda la costa este de Estados Unidos desde Florida hasta posiblemente Georgia.

De hecho, el centro de huracanes amplió hacia el norte la zona de alerta, que ya cubría una gran zona de la costa atlántica de Florida, para abarcar hasta el canal de Altamaha, en Georgia. También se extendió la zona de advertencia por huracán desde el canal de Altamaha y hasta el río South Santee, en South Carolina.