Las nuevas generaciones de nicaragüenses difícilmente utilicen un comal, una jícara o un molenillo para preparar sus comidas y bebidas, pero para nuestros padres y abuelos fueron utensilios bastantes comunes en el quehacer del hogar.

Sin embargo, el Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria se ha abocado a rescatar todas esas tradiciones, y para ello realizará este fin de semana en el Parque Nacional de Ferias de Managua la Feria del Comal, la Olla, el Perol, la Jícara y el Molenillo.

Esta será una buena oportunidad para retornar a aquellos años en que nuestros antepasados comían tortillas o güirilas, o bebían pinol o tiste, en comales o vasos fabricados por habilidosos artesanos locales y no en trastos plásticos o de vidrio, tal como es la norma en estos tiempos modernos.

Carolina Fonseca, del equipo de organización de ferias del Ministerio de Economía Familiar y Comunitaria, asegura que estas se circunscriben en lo que se conoce como artesanías utilitarias; y que en muchos lugares están volviendo a ser parte del uso diario.

Las jícaras de filigrana de Buenos Aires, Rivas, tendrán un espacio especial en la feria. Estas jícaras son verdaderas obras de arte, donde mujeres con una destreza admirable logran tallar preciosas figuras y paisajes.

Pero el público no solo tendrá la oportunidad de comprar estos utensilios, sino también usarlos ahí mismo si lo desea, ya que llegarán pequeñas comerciantes como la señora Mercedes Aurora López Flores, originaria de la comunidad Caña de Castilla, municipio de Diriomo, ofertando tistes, pinolillos, pozoles y la enorme variedad de bebidas y comidas puramente nicaragüenses.

Durante la feria también estarán presentes todos los diferentes espacios donde los visitantes pueden adquirir frutas, vegetales, calzado, comidas, bebidas, ropa y una infinidad de productos hechos por artesanos y emprendedores nacionales. Además de eso habrá alegres revistas culturales y actividades recreativas para los niños.