Las personas que desde el viernes pasado fueron evacuadas por la actividad del Volcán El Colima regresaron este martes a sus comunidades en los municipios de Comala y Cuauhtémoc.

Aunque se ha mantenido constante la actividad volcánica, las autoridades informaron que se hizo una redistribución de los perímetros de exclusión que se tenían contemplados, por lo que se permitió regresar a sus hogares la gente de La Becerrera y La Yerbabuena.

Durante una reunión llevada a cabo en el albergue instalado en Comala, el director Operativo de la Unidad Estatal de Protección Civil, Ricardo Ursúa Moctezuma, informó a los habitantes que se tomó la determinación de trasladarlos de regreso a sus poblaciones.

“Que sean reinstalados no quiere decir que la actividad del volcán ya cesó, que la actividad es normal, ésta persiste y de alguna forma debemos estar alerta y atentos; si se ve alguna manifestación de algún riesgo mayor tendremos que evacuarlos inmediatamente”, indicó el funcionario estatal.

Recordó que el monitoreo que se tiene en la zona volcánica es permanente y que los científicos de la Universidad de Colima siguen estudiado y analizado la evolución del Volcán de Fuego.

Ursúa Moctezuma detalló que sólo en la Barranca de Montegrande permanecen los 12 kilómetros de exclusión, mientras que en el resto del perímetro es de ocho kilómetros.

El gobierno de Colima informó que continuará en la zona la presencia de personal y vehículos del Ejército Mexicano para poder realizar una nueva evacuación si es necesario.

La noche del viernes 30 de septiembre, 220 de las 280 personas que viven en La Becerrera aceptaron ser evacuadas, mientras que de las 30 que hay en La Yerbabuena, 27 estuvieron de acuerdo con la medida preventiva; sin embargo, de las 247 personas desplazadas sólo157 acudieron al refugio temporal, ya que el resto optó por irse a casas de amigos o familiares.